Por PETER ORSI, Associated Press

Jul.

MEXICO (AP) — Un grupo de personas atacó a conductores y vehículos de Uber con palos y piedras en las cercanías del aeropuerto internacional de la Ciudad de México, dijo el miércoles la compañía, en tanto que conductores de taxis regularon se manifestaron para exigir un “alto total” a los servicios de transporte contratados mediante aplicaciones.

Marco Ugarte

Conductores de taxi protestan contra el servicio de Uber en la Ciudad de México el miércoles 29 de julio de 2015. Pero Uber es cada vez más popular entre los mexicanos de clases media y alta, que lo ven como un servicio más seguro, confiable y barato. (Foto AP/Marco Ugarte)

APImages.com More photos »

Un video del incidente ocurrido el martes muestra a un grupo de personas que arroja huevos y harina en el interior de los vehículos, patean las puertas de los autos y tratan de arrancarles los espejos retrovisores. Un hombre destruye la ventanilla trasera de un sedán con una roca.

“Lo sucedido es un ataque gravísimo a la libertad y al derecho de todos de ganarse la vida de manera digna”, dijo Uber en un comunicado. “Sucesos como este son completamente inaceptables y confiamos en que las autoridades actuarán para que se haga justicia”.

El ataque y la manifestación de los taxistas frente a la embajada colombiana para proclamar su solidaridad con sus colegas en ese país y otras partes del mundo son una señal clara de que las regulaciones emitidas recientemente para crear un marco legal para Uber y Cabify no han puesto fin a la disputa en México.

La portavoz de Uber Rocío Paniagua dijo a Televisa que entre 10 y 12 automóviles resultaron dañados en el ataque. Algunos conductores fueron golpeados pero no hubo reportes de heridas graves.

Agregó que los taxis bloquearon la calle pero los que participaron no llevaban ninguna identificación.

En la protesta del miércoles, dirigentes de una asociación de taxistas de la capital desmintieron toda participación en el “lamentable” incidente y dijeron que el ataque lo realizaron conductores hartos de que los autos de Uber se estacionaran en su vecindario para recoger pasajeros del aeropuerto.

“Son decisiones que los vecinos de la zona tomaron, pero nosotros no tenemos nada que ver, lo decimos categóricamente”, afirmó el vocero sindical Juan Carlos Rovira.

La Ciudad de México se convirtió este mes en la primera en Latinoamérica que fijó las reglas para servicios como Uber de servicios de transporte en base a aplicaciones en los teléfonos móviles. Dispusieron que los conductores paguen el 1,5% de sus tarifas a un fondo para mejorar el transporte, se registren con el gobierno y sometan sus vehículos a inspecciones anuales.

Paniagua explicó que los conductores de la compañía no están autorizados a aguardar en terrenos del aeropuerto, de modo que esperan en las calles circundantes hasta que los clientes que pidieron transporte están en sitios donde pueden recogerlos.

El dirigente sindical Ignacio Rodríguez denunció que “estas aplicaciones transnacionales se infiltran a distintos países como un parasito económico poniendo en riesgo el patrimonio de miles de taxistas y sus familias, devorando el mercado de este servicio legalmente establecido”.

Uber es cada vez más popular entre los mexicanos de clase media y alta que lo consideran un medio más seguro, confiable, agradable, conveniente y barato que los taxis tradicionales. En una encuesta reciente, el 80% de los encuestados en la capital dieron calificación positiva a Uber, en comparación con 52% para los taxistas. Solo el 12% apoyó una prohibición de Uber