POR MIGUEL

VIGO – El pleno del Concello actualizará hoy la ordenanza municipal tras 21 años de vigencia y una vez negociada con las dos asociaciones del sector

Aquellas personas que tengan antecedentes penales en vigor que se olviden de intentar obtener una licencia de taxi en Vigo. La nueva ordenanza del sector, que hoy aprobará con carácter definitivo el pleno municipal, salvo sorpresas, y que entrará en vigor tras su publicación, excluye a los que hayan cometido delitos y no hayan logrado eliminar los antecedentes del registro del Ministerio de Justicia.

Es una de las novedades del reglamento actualizado para el sector del taxi y en este caso la iniciativa para su inclusión fue de una de las dos entidades de taxistas, que pidió que se incluyera en el texto original elaborado por el Concello. En concreto, la Asociación Provincial de Autopatronos del Taxi de Pontevedra pidió que entre los requisitos exigidos por el Concello para obtener la licencia para ejercer esta profesión se añadiera lo siguiente: «Carecer de antecedentes penais, xustificando mediante certificación expedida ao efecto polo Ministerio de Xustiza».

Esta solicitud fue valorada positivamente por los responsables municipales, que consideran que al tratarse de un servicio público «debe garantirse a seguridade dos usuarios». Por este motivo ha sido incluida en el texto definitivo que hoy saldrá adelante en el pleno si cuenta con el voto de 14 los 27 concejales.

Las negociaciones para alumbrar un documento actualizado sobre el funcionamiento del sector se remontan a varios años atrás y finalmente ha salido adelante con un elevado grado de consenso. La propuesta inicial del gobierno fue elaborada tras numerosos contactos con las asociaciones del sector, la citada y también la Asociación Profesional de Autotaxis de Pontevedra. Pese a ello, ambas presentaron sugerencias al texto original, muchas de las cuales han sido admitidas. La tercera alegación planteada durante el período de exposición pública correspondió al Partido Popular e igualmente algunas de sus propuestas fueron incorporadas.

Lejos están las tensiones generadas entre el colectivo integrado por las 553 licencias que existen en Vigo y el Concello, como las que vivió la ciudad en los primeros años noventa. El gobierno municipal decidió entonces ampliar en 100 el número de taxis, lo que generó una guerra con el sector. El enfrentamiento provocó manifestaciones de protesta e incluso una huelga, además de una batalla judicial en la que salieron triunfantes los taxistas, que obligaron al Concello a dar marcha atrás cuando los nuevos permisos estaban en vigor. Por ello los afectados tuvieron que ser indemnizados.

La ampliación pasó a la historia y si acaso en la actualidad se contempla su reducción. Para ello la asociación de autopatronos reclamó una partida anual en los presupuestos para absorber licencias y reducir su número. El gobierno local lo descartó por no considerarlo «nin procedente nin necesario» en tanto el Concello no decida revocar licencias existentes.

Un permiso por persona con un solo asalariado y la autorización debe estar visible

Los propietarios de licencias de taxi solo podrán tener una y deberán explotarla personalmente y están autorizados únicamente a contratar un asalariado. La asociación profesional presentó una enmienda a la propuesta inicial para que existiera la posibilidad de hacerse con tres licencias, pero el Concello se ha negado de manera taxativa. Igualmente, se prohíbe que el titular de una licencia en Vigo disponga de alguna más en otro concello.

Esta es una de los cambios importantes de la nueva ordenanza. En la que hasta ahora estaba en vigor no figuraba límite alguno, por lo que era legalmente posible disponer de varias licencias de taxis.

Con la nueva normativa, los usuarios tienen derecho a que se les expida una factura del coste del trayecto directamente desde el taxímetro. Independientemente de que algunos vehículos ya dispusieran de esta posibilidad, a partir de ahora será obligatorio que pueda facilitar facturas. De esta manera se moderniza la opción habitual de hacerlo a mano con un talonario.

Recogida libre con cautelas

Los vehículos del servicio público de taxis puedan parar de manera libre para recoger/dejar a sus viajeros. Esta es una norma clave para la prestación de la actividad y ya estaba en vigor. Lo único que reclama el Concello, como titular y responsable de su funcionamiento, es que se elijan lugares para hacerlo donde se cause el menor problema al tráfico.

La asociación de autopatronos planteó una enmienda a la ordenanza para, aceptando siempre la elección del punto menos conflictivo, que hubiera un margen de hasta cuatro minutos para realizar esta operación. El Concello no ha aceptado incluir este parámetro horario. Tampoco la recomendación de esta asociación de que los asientos traseros de los vehículos no sean abatibles ya que no quiere limitar los modelos utilizables. Finalmente, la asociación profesional proponía eliminar la exposición del cartel con los datos del conductor, pero no salió adelante./La Voz de Galicia

Publicado por Infotaxi.