Unos 2.000 profesionales se manifiestan hasta la plaza del Ayuntamiento para protestar contra el intrusismo, la explotación laboral o la entrada de aplicaciones móviles – Tuvieron el apoyo de conductores de Barcelona, Madrid o Canarias

Taxistas indignados colapsan el centro

EFE/EUROPA PRESS | VALENCIA

 Los taxistas valencianos en sus vehículos y a pie, con el apoyo de compañeros de otras ciudades españolas,colapsaron ayer las calles del centro de Valenciacomo medida de protesta contra la supuesta corrupción en el sector y para demandar mayores inspecciones del intrusismo profesional.

Unos 2.000 taxistas realizaron una marchasiguiendo una pancarta con el lema «El taxi dice basta ya de corrupción», hasta la plaza del Ayuntamiento, donde la Policía Local impidió el paso de los vehículos, que se quedaron por los aledaños y donde no pararon de hacer sonar sus bocinas.

Frente al Ayuntamiento, los taxistas dispararon una gran traca y desplegado otra pancarta de compañeros de Madrid que rezaba: «Contra el transporte ilegal, calidad y unidad profesional».

El presidente de la Federación Sindical del Taxi de Valencia y Provincia, Fernando del Molino, explicó que tienen «centenares de reivindicaciones», pero las más importantes son la retirada de licencias y una regulación más efectiva del sector que equipare oferta y demanda.

Al Ayuntamiento le reclaman que el carril del autobús y el taxi «no esté secuestrado por intereses hosteleros», que las paradas de taxi amplíen su capacidad, que se instalen paneles informativos y que se les incluya en el plan de movilidad. Decenas de vehículos se concentraron en la plaza San Agustín de Valencia para iniciar una marcha por la ciudad y llegar al Ayuntamiento, donde registraron un escrito con sus reivindicaciones, antes de iniciar la marcha por varias calles.

Los taxistas reprocharon a los responsables del Gobierno valenciano que hayan combatido con «contundencia» la corrupción que existe en el sector, además de recriminar que no hayan actuado contra las aplicaciones móviles ilegales o contra el intrusismo.

Convocada por la Federación Sindical del Taxi de Valencia y Provincia, la protesta contó con el apoyo de las principales asociaciones del Taxi de la Comunitat Valenciana y de asociaciones de Canarias, Barcelona, Madrid y Andalucía, según la propia organización. La protesta pretende exigir a la Generalitat y al Ayuntamiento de Valencia que no permitan la situación de abandono y quiebra en la que está el sector y que les lleva a pensar que «puede existir una situación de prevaricación a favor de otras empresas de transporte y de empresas hoteleras».

«Sospechosamente, siempre hay intereses ajenos al taxi que salen beneficiados y al taxi no se le tiene en cuenta», añadió Del Molino. En él también hacen referencia a que esta situación provoca presuntamente una economía sumergida, una explotación ilegal de asalariados y un fraude a la Seguridad Social y a Hacienda, «lo que supondría que puede existir corrupción en la Conselleria de Transporte y en el Ayuntamiento de Valencia

Publicado por el Levante.