Queman la furgoneta de una empresa de ocio en plena guerra con el sector del taxi en Marbella

PORMIGUEL TOMÁS

El colectivo que agrupa la mayoría de licencias en Marbella condena los hechos pero afirma que estos emprendedores cometen intrusismo

La directora de la empresa, Tatiana González, señala los daños causados en el vehículo

Los vecinos de la avenida Mayorazgo, donde se localizan los Juzgados de Marbella, se sobresaltaron en la madrugada de este pasado lunes cuando una de las dos furgonetas de la empresa Más que Ocio empezó a arder. La firma, que ofrece a cambio de una tarifa plana anual un servicio para llevar, recoger y mover a los clientes entre los negocios que forman parte de su red –discotecas, restaurantes, bares, cafeterías, comercios, peluquerías, gimnasios…–, ha sido diana del vandalismo en un momento delicado, en el que el sector del taxi reivindica más control frente a la creciente piratería que torpedea sus ingresos.

Los responsables de Más que Ocio sospechan que no se trata de un caso fortuito de vandalismo, sino de un ataque perpetrado con premeditación. En la denuncia formulada en la Comisaría de Policía, a la que ha tenido acceso este periódico, el director comercial de la empresa, Diego González, deja constancia de que desde principios de mes varios trabajadores «han recibido amenazas por parte de taxistas de esta localidad por intrusismo profesional». La denuncia recoge además que días antes del incendio cuatro taxis –cuyos números identificativos se aportan– estuvieron «merodeando» la zona donde se estaciona la furgoneta.

El presidente de la Asociación Taxisol, que agrupa a la mayoría de los vehículos de la zona, Víctor Vázquez, condenó los hechos acaecidos. En declaraciones a SUR, el representante de los taxistas marbellíes se posicionó en contra de todo tipo de violencia, pero pidió control policial contra la piratería que ahoga al sector. En su opinión, Más que Ocio es un intruso que ejerce una competencia desleal. «Amparándose en que son un club de ocio transportan viajeros de un lugar a otro del municipios sin la correspondiente tarjeta de transporte urbana e interurbana necesaria», afirmó Vázquez. Taxisol ha puesto estos hechos en conocimiento del Ayuntamiento de Marbella y la Junta de Andalucía porque, a su juicio, la empresa incurre en una completa ilegalidad.

Investigación

El director comercial de Más que Ocio, que funciona con una licencia de empresa de ocio y turismo desde el mes de mayo y cuenta con un millar de clientes entre empresas y particulares que reclaman sus servicios, pide, precisamente, que se investigue y se llegue al fondo de este asunto.

El vehículo que ha ardido tendrá que ser reparado y repintado tras sufrir aparatosos daños tanto por dentro como por fuera. De hecho, la empresa funcionará a medio gas con una sola furgoneta y prescindirá de cuatro trabajadores mientras se prolongue la puesta a punto del vehículo que ardió entre las 05.00 y 05.15 de la madrugada del lunes. Según las primeras pesquisas, una o varias personas colocaron una botella con gasolina en una de las ruedas traseras de la furgoneta y el combustible prendió con una pastilla. Los bomberos extinguieron las llamas que afortunadamente no alcanzaron ni a las viviendas ni a la arboleda ni al resto de vehículos estacionados en la calle.

Las diligencias se han remitido al Juzgado de Instrucción de Guardia número 4 de Marbella, así como al Ministerio Fiscal; a los que también se ha informado de las dos denuncias previas interpuestas por amenazas e intimidaciones que desconocidos y personas que se identifican como taxistas han ejercido en las últimas semanas contra trabajadores de la empresa.

Vandalismo y amenazas

La primera denuncia se registró el pasado 6 de julio cuando uno de los conductores que atiende a los abonados recibió dos llamada separadas por apenas un par de minutos en la que su interlocutor profirió una larga lista de insultos y le amenazó de muerte. «Soy un taxista y te vamos a matar con la furgoneta», recoge la denuncia a la que ha tenido acceso SUR. A partir de ese momento Más que Ocio ha concatenado golpe tras golpe, como así consta en la segunda denuncia presentada hace dos sábados: La valla publicitaria que la empresa tenía en la A-7, al igual que su sede en la avenida del Mayorazgo, han sido atacadas con pintadas en la que se podía leer «ilegal» y «piratas». Además varios taxis –cuyos número también aporta el denunciante– han protagonizado tensos encontronazos con los trabajadores de la empresa, que incluso, según recoge la denuncia, «han tenido que maniobrar rápidamente» para evitar colisiones.

Las amenazas no han quedado al margen. El pasado día 13 un taxi cortó el camino de uno de los vehículos cuyo conductor tuvo que escuchar «te voy a cortar el cuello y después voy a quemarte la furgoneta». Pero uno de los episodios más fuertes, según el denunciante, tuvo lugar esa misma noche cuando se repitieron las amenazas, pero esta vez en presencia de un cliente acompañado de un niña de tan sólo 10 años. En esta ocasión, las palabras fueron propinadas por dos individuos que no se identificaron como taxistas y que reclamaron los servicios de la furgoneta, a lo que se negó el chófer aduciendo que no eran abonados

Publicado por la Gaceta del taxi.