La vicepresidenta del Consell asegura que el tema se encuentra «en fase de conformar un espacio en el que todo el mundo esté satisfecho»

 

 

J. MOLANO/Á. SERRANO 11 FEB 2017

valencia. La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, se enmarañó ayer a la hora de contestar sobre la polémica originada por la obligatoriedad de los taxis de aceptar el pago con tarjeta en el aeropuerto de Manises. La líder de Compromís cumplió a la perfección con su perfil de política y evitó posicionarse sobre el asunto. «Estamos en una fase de conformar un espacio en el que todo el mundo esté satisfecho», afirmó. De esta manera salía del paso ante la pregunta formulada por este periódico, al tiempo que desoía a empresarios, autónomos y sindicatos del gremio, quienes coinciden en que no ofrecer esa posibilidad de pago en el transporte público daña la imagen del sector del taxi.

«La ley está en exposición pública y la idea es poner orden», señaló Oltra, y agregó que «se estudiarán las alegaciones» para dar respuestas a muchas cuestiones «que la anterior ley impulsada por el antiguo Gobierno no daba». «En el anteproyecto que hemos elaborado sí que se prevé esa posibilidad del pago con tarjeta», concluyó. Un recado para el PP, pero ninguna solución.

Lo cierto es que ese anteproyecto tiene una redacción confusa, en la que se indica que la obligatoriedad de llevar datáfono se aplicará para los taxis que operen en áreas de más de 50.000 habitantes «si así se estableciera». Y es que según explicaron fuentes de la concejalía de Obras Públicas, no son del todo partidarios de imponer la obligatoriedad a todos los taxis de la Comunitat Valenciana porque hacerlo supondría un gasto «desproporcionada» para quienes operan en ámbitos rurales o de poca población. Sin embargo, las mismas fuentes explicaron que estarán pendientes de las alegaciones que puedan recibir. ««Durante el trámite de información pública se recogerán las posiciones de los taxistas y otros agentes y, por tanto, si se considera se podrán establecer determinados ámbitos en los que esta herramienta sea realmente útil y necesaria, como zonas aeroportuarias o de gran movimiento turístico», según fuentes de la conselleria.

Esta misma semana, las cuatro asociaciones más representativas del mundo del taxi de la Comunitat Valenciana (Federación Sindical del Taxi de Valencia y Provincia, Asociación Gremial del Taxi, Asociación Empresarial del Taxi y USO-CV) coincidieron en afirmar que todos los taxis deberían tener un datáfono que permitiera el cobro con tarjeta de crédito. Los representantes resaltaron que no hacerlo daña la imagen del sector y de la ciudad de cara a los turistas. Los máximos dirigentes de las asociaciones del taxi de la ciudad explicaron, además, que han realizado cursos entre sus asociaciados para mejorar la atención a los turistas. Una de las entidades, la Federación Sindical del Taxi, anunció que presentará alegaciones para que sea obligatorio llevar datáfono, mientras otras insistieron en que la inmensa mayoría de los taxis de la ciudad ya tienen datáfono, aunque este diario comprobó cómo decenas de los situados en la parada del aeropuerto no querían cobrar con tarjeta de crédito.

Publicado por las Provincias.