Malos hábitos al volante que nos cuestan dinero

El concesionario madrileño Comauto recoge una serie de malas costumbres que, con el paso de los años, perjudican al funcionamiento y rendimiento de los vehículos.  Por ejemplo, no revisar la presión de los neumáticos periódicamente puede provocar un reventón en marcha que, además de dañar la llanta, cause un accidente. El coste de reparación de un neumático parte de los 60€.

 

Tampoco es conveniente acelerar mucho cuando el motor aún está frío. Si no respetamos esta máxima, los elementos internos del propulsor (cilindros, guías de las válvulas…) sufren más desgaste de lo habitual y reducen su vida útil hasta el 50%. Reparar este tipo de averías puede subir hasta los 900€.

 

Otro mal hábito es mantener el embrague pisado en los semáforos que provoca un mayor desgaste del sistema de embrague del mismo modo que abusar del freno en bajadas prolongadas puede provocar la deformación de los discos y el deterioro del líquido de frenos. Cambiar el embrague costará unos 400€ y pastillas y discos, más de 300 euros.

 

Circular con el motor muy bajo de revoluciones, aunque sirva para ahorrar combustible se puede llegar a dañar la válvula EGR, el catalizador y el filtro de partículas debido a la acumulación de carbonilla. Las tres reparaciones juntas superarían los 1.200 euros. Lo ideal es circular con el régimen de revoluciones adecuado a nuestro motor. Si es diesel entre las 1.700 y 1.8000 rpm y si es gasolina, el régimen rondará las 2.500 rpm.

 

Por último, no es bueno para el motor apagarlo de golpe después de un trayecto largo. Hay que esperar unos minutos a que el turbo reduzca un poco su temperatura. El cambio de esta pieza puede suponer un coste de unos 1.000€

Publicado por la Gaceta del taxi.