Los usuarios piden a Tráfico que aclare la normativa sobre las sillitas en los taxis

Avacu considera imperdonable que se genere un problema en lugar de solucionarlo y aconseja pedir coches con dispositivos para niños.

Los usuarios piden a Tráfico que aclare la normativa sobre las sillitas en los taxis

ÁLEX SERRANO | VALENCIA A la espera de ver cómo se articula la normativa que habrá de desarrollar la nueva Ley de Tráfico, y que ha de publicarse en siete días, la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu) recomendó ayer a los clientes de taxi con niños pequeños que señalen, cuando pidan un taxi, que necesitan un dispositivo especial de retención o que, si salen desde el aeropuerto, busquen un vehículo con esos dispositivos o usen el transporte público, después de que una buena parte de los taxistas que trabajan en el aeropuerto de Manises decidan dejar de coger familias con niños pequeños para evitar multas de la Guardia Civil que, aseguran, ya se ha producido.

La razón, según esgrimen, es que la nueva Ley de Tráfico indica, en un apartado con redacción confusa, que los profesionales del sector también necesitan llevar hasta tres dispositivos de retención homologados según la edad de los niños. Aunque la ley estipula que los conductores profesionales no se considerarán «responsables del incumplimiento de esta normal por parte de los ocupantes del vehículo», la Asociación de Taxistas de la Comunitat Valenciana aseguró ayer, en este diario, que ya ha habido dos multas de mil euros que negocian, en estos momentos, con el Instituto Armado.

Para Avacu, la culpa de esta confusión recae en la Administración. El presidente de la entidad, Fernando Móner, tildó de «imperdonable» que no se prevean este tipo de problemas: «Deberían solucionarlos, no hacer aparecer otros nuevos». Móner, que reclamó que se convocara, cuanto antes, la mesa sectorial en la que deben estar administración, consumidores y taxistas, también señaló que entiende la posición de los conductores «si la normativa no es muy clara».

Uno de los consejos que dan desde Avacu es buscar taxis con sillitas, en caso de eso sea posible, lo que en la parada del aeropuerto no debería suponer un problema debido a la gran cantidad de vehículos disponibles (unos 400 operan de manera habitual en Manises). La asociación de consumidores también recomienda «avisar, al llamar para pedir el servicio, que se necesita un coche con dispositivos de retención», de manera similar a como se hace si se necesita un monovolumen o un vehículo adaptado para personas con movilidad reducida, o utilizar otros medios de transporte públicos. En este sentido, Móner recuerda que hasta el aeródromo valenciano llegan las líneas 3 y 5 de metro.

A la espera de una excepción
Pero si hay algo que los taxistas esperan con ganas para dejar atrás la incertidumbre que provoca una ley confusa, es la normativa que regule la obligatoriedad de llevar dispositivos de retención en vehículos que presten servicio y que debería llegar, en teoría, esta misma semana, aunque varias fuentes del sector se mostraron ayer pesimistas respecto a si llegará la normativa esta semana.

En cualquier caso, cuando aparezca publicada, en las excepciones figurarán los taxistas. Ya ha ocurrido. En 2004, una lectura extensiva de una directiva de la Unión Europea permitió que los conductores profesionales en área urbana resultaran exentos de llevar varios dispositivos de retención.

En sus vehículos no caben los hasta tres tipos distintos de alzadores que han de llevar según los tramos de edad, según destacan las mismas fuentes. Los taxistas están convencidos de que ocurrirá como hace diez años y los conductores estarán exentos de esta obligatoriedad.

Publicado por el Levante .