Los taxistas rechazan convocar una huelga indefinida

Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, sostiene que «el usuario no debe pagar la desidia de las Administraciones»

 

El sector del taxi descarta, por el momento, convocar una huelga indefinida. Así lo ha confirmado Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid y de la Asociación Nacional del Taxi tras la asamblea que ha celebrado este lunes el gremio. «El usuario no debe pagar la desidia de las Administraciones», ha afirmado Sanz.

Tras los paros realizados el pasado 29 de noviembre, los taxistas plantearon la opción de convocar este lunes una huelga indefinida. Esta medida ha sido descartada por el momento, aunque la Federación Profesional del Taxi sí ha planteado «realizar otras formas de protesta», como concentraciones frente a la sede de Ministerios y otras instituciones.

La razón de esta «tregua», según Sanz, es que debe haber un consenso entre todas las organizaciones del sector para tomar una medida tan drástica como una huelga indefinida. La Federación, por tanto, se reunirá con otras asociaciones –como Fedetaxi, la patronal del sector– antes de llevar a cabo nuevas movilizaciones. «No es el planteamiento del taxi convocar huelgas», ha insistido Sanz.

Las movilizaciones del gremio se producen debido a la distorsión producida entre licencias vehículo con conductor (VTC, con las que operan Uber y Cabify) y las de taxi. Según los taxistas, la ley establece un ratio de una VTC por cada treinta taxis cuando en la práctica existe un ratio cercano al 1:7. Esta relación puede verse aún más comprometida, ya que los tribunales están concediendo nuevas VTC por un vacío legal. Hace escasas semanas, el Supremo autorizó la transmisión de 80 nuevas autorizaciones.

La semana pasada, Fomento admitió esta distorsión, pero recordó que este hecho se debe a autorizaciones procedentes de los juzgados. Además, el Ministerio reiteró que está preparando un real decreto para limitar la tramsmisión de licencias VTC a dos años después de su obtención. El sector del taxi asegura sin embargo que estas autorizaciones deben ser «intransferibles».