La Cooperativa de Taxis de Valencia probará del 25 de noviembre al 2 de diciembre en sus instalaciones el vehículo eléctrico BYD, con el fin de testar la viabilidad de su introducción en el sector, según explicó el presidente de la cooperativa, José Pedro Pérez.

Pérez argumentó esta iniciativa en la preocupación del sector por contar con vehículos que sean lo más respetuosos posible con el medio ambiente y contribuir así a contar con ciudades más sostenibles, lo que les ha llevado desde el año 2010 a hacer un seguimiento del fabricante chino.

Los taxistas probarán un coche eléctrico chino para introducirlo en Valencia

Según señaló, a diferencia de otras marcas, ese vehículo totalmente eléctrico cuenta con una autonomía de 279 kilómetros entre recarga y recarga, lo que permitiría afrontar una jornada de trabajo de un taxi, que en la actualidad su sitúa en torno a los 180 o los 200 kilómetros.

Además, resaltó la longevidad de las baterías, ya que según unas pruebas efectuadas en el sector del taxi en países asiáticos durante cuatro años han sufrido un desgaste del 5 por ciento.

El presidente de la cooperativa de taxis de Valencia explicó que desde 2004 están interesados por iniciativas en favor del medio ambiente, lo que les llevó entonces a estudiar los modelos híbridos existentes en el mercado, y en 2007 instalaron el primer punto de suministro de gas natural de vehículos de España.

Pérez señaló que en España aún no se han introducido en el sector del taxi los vehículos totalmente eléctricos y ha indicado que estas pruebas servirán para evaluar la viabilidad de esta iniciativa.

El presidente de la cooperativa admitió que el segundo paso es «el costoso», y requiere de la implicación de la Administración para generar las infraestructuras necesarias para contar con estos vehículos.

Matizó que el reto es poder contar en 2014 con las bases para dar servicio a estos vehículos.