Los taxistas piden más multas contra el fraude a usuarios en el aeropuerto

Acceso a la parada del aeropuerto de Manises, en una imagen reciente. :: irene marsillaLos conductores alertan de que la tarifa plana de 20 euros hasta Valencia no se cumple en algunos casos y se produce un cobro excesivo

P. MORENO |  VALENCIA.

«Son una minoría, pero hacen mucho daño porque perjudican a todo el sector del taxi». El cobro excesivo en los viajes del aeropuerto de Manises a Valencia, pese a que existen dos tarifas planas de 20 y 23 euros, se mantiene meses después de que entrara en vigor esta medida, por lo que una de las principales asociaciones, la Unión Gremial, pidió ayer a la Administración más sanciones e inspecciones para acabar con esta práctica.

En Valencia y su área metropolitana hay 2.835 licencias vigentes para otros tantos taxis, mientras que en la parada del aeropuerto se realizan unos 600 viajes al día, según indicaron las asociaciones convocantes de la protesta contra la tarifa plana el pasado enero. Son cifras que reflejan la importancia de un sector en el transporte público, por lo que Haro consideró que «hay que eliminar todo tipo de fraude».

Este lunes, en una reunión con altos cargos de la Conselleria de Transportes, los responsables de la asociación volvieron a pedir más inspecciones. «Las denuncias por cobro excesivo son pocas porque la gente no denuncia, pueden ser unos veinte boletines al año». Las sanciones puede llegar a los 1.500 euros.

El ayuntamiento decidió con las entidades del sector colocar paneles informativos.

Eso no quita para que la situación preocupe. Desde que se implantó la tarifa plana, la mayoría de taxistas ha cumplido con este requisito sin problemas, aunque una minoría «sigue cobrando más de lo que toca». Se da la circunstancia de que en algunas paradas de hoteles, los conductores «se acercan cuando llega un taxi para mirar lo que cobra, si es más de la tarifa, entonces obligan a que se lo devuelva al turista». Los 20 euros es lo fijado entre el aeropuerto y Valencia, mientras que pasa a 23 euros cuando va más allá del bulevar Serrería.

La transparencia fue el tema de una de las reuniones con el concejal de Tráfico, Alberto Mendoza, quien se mostró de acuerdo en colocar paneles con precios orientativos en todas la paradas. Dependiendo de los itinerarios, la diferencia de tarifa puede ser sustancial.

Haro mencionó que en el aeropuerto hay cartelería donde se informa de los precios, y que todos los vehículos llevan las tarifas vigentes en un cartel oficial de la Generalitat dentro del vehículo, aunque sigue habiendo casos de cobro excesivo en esa ruta, que extendió a otras zonas de la ciudad.

Incluso un grupo de taxistas decidió colocar carteles en los vehículos con precios orientativos a los principales lugares de interés de la ciudad, en otra iniciativa basada en la transparencia y el máximo beneficio para los clientes.

Uno de los problemas denunciados por el sector es la falta de inspectores de la Generalitat. La desaparición de la Agencia de Movilidad ha dejado sin cobertura muchas de estas necesidades. En los aledaños del aeropuerto, actúa de vez en cuando la Policía Local, cuyos agentes para los vehículos para comprobar los papeles y revisar que tiene colocado el taxímetro con tarifa plana. Esto se hace también para combatir la piratería en el sector, la otra lacra que ha aumentado estos años debido a la crisis económica.

Publicado por Las Provincias.