El reglamento andaluz del sector que prohíbe explotar el permiso sin sentarse al volante a partir del día 13 pone contra las cuerdas a 70 propietarios de la capital que no encuentran comprador

08.06.13 – 01:38 – 

FRANCISCO JIMÉNEZ | MÁLAGA

El tiempo se agota para los 70 taxistas jubilados que de momento no logran vender sus licencias, tal y como les obliga el reglamento andaluz del taxi antes del próximo jueves 13 con el objetivo de acabar con los titulares que no se ponen al volante. En vista de las dificultades para encontrar comprador (están pidiendo unos 90.000 euros, incluido el vehículo) y las de los interesados a la hora de que los bancos les concedan el préstamo, hoy tienen previsto reunirse con el alcalde, Francisco de la Torre, para pedirle una moratoria, de forma que aunque los permisos queden suspendidos a partir del jueves, se les otorgue a sus propietarios más tiempo para poder transferirlos. En este encuentro no estarán solos, ya que contarán con el respaldo de los presidentes de las principales asociaciones del sector en Málaga (Aumat, Taxi-Unión, Taxitransfer y el colectivo de asalariados).

El mensaje oficial del Ayuntamiento es que, en virtud de dos informes jurídicos encargados, la administración municipal no tiene margen para flexibilizar la normativa autonómica. En cambio, en el sector creen que sí. Lo que sí que ha hecho el Instituto Municipal del Taxi es enviar una notificación a los afectados recordándoles que el plazo expira el día 13 y que a partir de ahí se iniciarán los expedientes administrativos para la revocación de sus licencias. En cualquier caso, la retirada de los permisos no sería una realidad al menos hasta final de año ya que a la apertura del expediente le seguiría la comunicación a los afectados, el periodo para presentar alegaciones, la resolución de las mismas y, por último, la resolución definitiva, que además podría ser recurrida judicialmente. En este tiempo, los taxistas jubilados confían en poder darle salida a sus licencias.

Publicado por Sur.es