valencia. Las principales asociaciones de taxistas han acordado un calendario de movilizaciones este verano para frenar el intrusismo y la piratería en el sector. Una reciente asamblea acordó las protestas los días 1 y 15 de julio, así como el 1 y 15 de agosto, empezando con un paro de una hora la primera jornada, para incrementarla en las siguientes.

De esta manera se pretende poner sobre la mesa el perjuicio que causa a un sector que mueve a unos 3.000 conductores en Valencia y su área metropolitana. Los convocantes reclaman a la Generalitat más inspecciones para localizar y sancionar los vehículos, sobre todo furgonetas, que se apostan alrededor de grandes centros de viajeros para hacer competencia desleal al taxi.

Zonas como el aeropuerto de Manises, la estación Joaquín Sorolla, algunas plazas del centro y los aledaños de los hoteles de lujo son los enclaves más frecuentes donde se produce esta práctica. Las asociaciones exigen que se controle además el número máximo de furgonetas que pueden funcionar de esta manera dentro de la ley.

Otra de las iniciativas es que se aprueben las licencias de taxis de nueve plazas a todos aquellos conductores que lo pidan. El propósito es el mismo que en las cuestiones anteriores, es decir, impedir la proliferación de este transporte alternativo.

La creación de la plataforma contra el intrusismo y la piratería tendrá ámbito autonómico, aunque será en las grandes capitales donde se centrarán las acciones. Las empresa de internet que ofrecen transporte al margen del taxi, con conductores particulares que aportan su vehículo, se han convertido en otro gran peligro para el mantenimiento del taxi, un servicio público que pide ser protegido como tal. En los últimos años, la crisis ha motivado varias protestas por la falta de regulación del sector, que ha dejado sin ingresos a muchos.

Publicado por Las Provincias.es