La asociación asegura que la conselleria hace «dejación de funciones» al no vigilar el sector07.04.2014 | 02:06

Á. S. VALENCIA
 La Asociación de Taxistas de la Comunitat Valenciana (ATCV), que engloba a taxistas autónomos, pedirá a las distintas policías locales, incluida la de Valencia, más control de las flotas de taxis, tal como indicó ayer Emilio Guillén, presidente de la entidad, que asegura que la Conselleria de Infraestructuras hace «dejación de funciones». «Tiene la responsabilidad de organizar y vigilar la práctica del taxi pero no tienen inspectores y se escudan en que no tienen medios económicos para crear un operativo que sí existía con la desaparecida Agencia Valenciana de Movilidad», explica Guillén, que recuerda que la AVM «sí tenía» ese dinero.
Para Guillén, la actuación de Infraestructuras ha sumido al sector del taxi «en un ‘sálvese el que pueda’ y a un ‘tonto el último’ en el que se hacen todas las trampas posibles». «La inspección de trabajo queda al margen, dada su imposibilidad en controlar los horarios de los asalariados, actualmente, entre 12 y 16 horas diarias», critica Guillén. «Esta inspección queda relegada a un mero ente donde se denuncian hechos que nos afectan gravemente al colectivo, pero que tiene la grave imposibilidad de sancionar los hechos que se le denuncian al carecer del archivo donde constan los horarios de los asalariados», asegura. La ACTV recuerda que este archivo «es obligatorio por ley y su creación y actualización dependía de la AVM». «Ahora, desde el cierre de esta agencia, la obligación pasa a ser de la conselleria, la cual se niega repetidamente a su apertura y mantenimiento, alegando falta de personal», dicen.
Todo ello crea, como consecuencia, «una mafia de trata de trabajadores, donde el que denuncia las prácticas abusivas ya no vuelve a trabajar jamás en el sector, y a su vez se crea una sobreexplotacion de las licencias, que perjudica seriamente a la economía de los profesionales autónomos». Para Guillén, ha aparecido una «competencia desleal al taxista autónomo que lo relega, en la práctica, a trabajar en un sector tercermundista, con los impuestos de un país desarrollado».
Así las cosas, la ATCV recuerda que es la Policía Local la que tiene «capacidad de realizar inspecciones en materia documental de vehículos y en parte aliviará los problemas que ocasiona todo el fraude existente en materia de contratación y explotación de los asalariados». Para la ATCV, este cuerpo policial «es el único que puede poner un poco de orden en el sector del taxi al disponer de medios y personal».

Publicado en el Levante Mercantil valenciano.