POR MIGUEL

La Junta de Andalucía ha modificado la ley de transportes y desde el 31 de diciembre está en vigor Policías locales y Guardia Civil pueden retener el vehículo que hace el servicio ilegal

Desde el 31 de diciembre los taxistas piratas se lo han de pensar dos veces antes de seguir llevando a cabo esta actividad económica ilegal, ya que desde esa fecha los policías locales y agentes de la Guardia Civil pueden inmovilizares el vehículo hasta que no paguen la sanción correspondiente a esta actividad ilegal.

Hasta ahora, el propietario del taxi pirata recibía la notificación de la apertura del expediente por la infracción, pero podía seguir circulando con su vehículo y continuar con esa actividad económica ilegal. En consecuencia, los taxistas piratas seguían produciendo el consiguiente perjuicio al sector. Y, además, en la mayoría de los casos, el sancionado no pagaba la multa.

En abril de 2013 hubo un enfrentamiento entre taxistas piratas y trabajadores del sector y los profesionales realizaron una protesta frente a la estación.

El gremio venía pidiendo esta medida desde hace varios años, con lo que su aprobación por parte de la Junta de Andalucía ha sido recibida con la consiguiente satisfacción entre unos profesionales que no dejan de denunciar ante la administraciones públicas la presencia de estos taxis ilegales en la puerta de las estaciones de autobuses, el aeropuerto y el puerto de Almería.

El Consejo de Gobierno del pasado 23 de diciembre aprobó un decreto ley que modifica la Ley de Ordenación de los Transportes Urbanos y Metropolitanos de Viajeros, con el fin de reforzar el control contra el intrusismo en el sector del taxi.

El cambio afecta básicamente a la medida cautelar de inmovilización del vehículo infractor en el acto, regulada en esta norma, para permitir a las fuerzas de seguridad prolongar la retención hasta el abono de la correspondiente sanción o la prestación de una garantía de pago por una entidad autorizada. Los gastos originados por el depósito del vehículo correrán a cargo de la persona infractora. Hasta ahora, la inmovilización sólo podía mantenerse en el momento que se imponía la sanción, lo que en la práctica hacía ineficaz la medida, ya que el vehículo pirata podía seguir la marcha tras ser multado y cargar nuevos pasajeros.

Con el fin de proteger al usuario, el decreto establece que será responsabilidad del denunciado buscar los medios alternativos necesarios para que los viajeros lleguen a su destino. De no hacerlo, dichos medios podrán ser establecidos por la Administración, si bien los gastos serán en todo caso de cuenta del denunciado.

Además, la modificación legislativa aprobada redundará en la mejora de la seguridad vial y en la protección de los usuarios. Y es que los vehículos ilegales de transporte de viajeros no se ven sujetos a ningún control, con conductores que pueden no contar siquiera con el carnet de conducir, mientras que un vehículo dedicado oficialmente al servicio de taxi ha de someterse a una revisión anual mucho más exigente que la ITV rutinaria, con un conductor que ha de superar pruebas de capacitación y renovar su licencia también con una periodicidad anual.

Juan Carlos Espinosa

Por otra parte, en caso de siniestro en un vehículo ilegal, los usuarios no pueden beneficiarse de la cobertura del seguro obligatorio del automóvil. Tampoco tienen acceso al seguro obligatorio de viajeros que se exige a los profesionales del taxi.

La sanción que se aplica a los taxistas piratas es de 4.000 euros y en la provincia de Almería se registraron en 2013 una docena de infracciones, mientras que en la primera mitad del año pasado fueron tramitados diez expedientes.

El conflicto entre los profesionales del sector y los taxistas piratas viene de lejos, llegando incluso a producirse algún enfrentamiento directo, como el que provocó la protesta del gremio en abril de 2013

Publicado por Infotaxi.