La crisis económica es uno de los principales motivos por el que los conductores apuestan por los neumáticos “low cost”. Neumáticos que suspenden en seguridad de acuerdo a los resultados obtenidos en el informe elaborado por la Fundación CEA.

 

Según la DGT más de un millón de vehículos circulan con defectos muy graves en las gomas, y tres de cada cuatro accidentes con víctimas tienen su origen en los defectos de las ruedas. Desde el 1 de noviembre de 2012 todos los neumáticos deben llevar unas etiquetas que informen a los consumidores de la eficiencia del consumo, su adherencia en superficie mojada y el ruido de rodadura exterior.

 

Sin embargo, desde la Fundación demandan a la administración pública mayor supervisión del mercado y creen que falta control y vigilancia por parte de la administración pública.

 

Pese a la importancia de llevar unos buenos neumáticos que adhieran correctamente nuestro vehículo al firme, son muchos los conductores que apuestan por los neumáticos “low cost” fabricados en diferentes países asiáticos.

 

La clave, precios asequible y con una calificación “aceptable”, especialmente en eficiencia. Sin embargo, tal y como advierten desde CEA, el conductor desconoce que muchas veces es el propio fabricante el que etiqueta el neumático.  

 

“Lo barato puede salir caro”

 

El presidente de la Fundación CEA, Rafael Fernández-Chillón explicó que unos neumáticos con bajas calificaciones en cuanto a adherencia en mojado transmiteninseguridad con un 1% de neumáticos con calificación B y 0% con A.

 

Esto supone, tal y como demuestra este informe que en un mismo vehículo, a una misma velocidad, 120 km/h,  se necesitan 18 metros más para frenar en una superficie mojada.

Publicado por la Gaceta del taxi.