LOLA SORIANO 

El sector profesional ve positivo que se aumente el listón para dar más calidad en los servicios y mejorar la comunicación con los turistas

Hay personas sin empleo, hijos de taxistas o conductores que aspiran a ser asalariados del taxi y que están viendo en el piloto verde de estos coches de servicio público una segunda oportunidad. Pero, a partir de ahora, todos los que se presenten a las pruebas para obtener el certificado de prestación de servicios de taxi deberán demostrar que tienen nociones de idiomas. Concretamente, de inglés y valenciano. Esta medida ya se exige en otras ciudades como Sevilla o Córdoba.

Los próximos exámenes serán el 23 de mayo y los aspirantes a obtener este certificado profesional tendrán que contestar cincuenta preguntas tipo text y, como novedad, entre las cuestiones que se plantearán habrá algunas relacionadas con los idiomas, con el objetivo de saber si los aspirantes pueden atender a los hipotéticos clientes extranjeros y decirles expresiones básicas como dónde desean ir, la tarifa o lo que cuesta la carrera.

Según explicaron ayer desde la Conselleria de Infraestructuras, serán pequeñas preguntas de nivel básico de ambos idiomas. Y sólo serán unas preguntas dentro de un text con cincuenta cuestiones del que deberán acertar al menos el 50% para poder superar la prueba.

Desde el sector del taxi ven con buenos ojos que se suba el listón, ya que Valencia es una ciudad turística. Desde la Unión Gremial del Taxi, Santiago Fraile, indicó que están “a favor de que se incremente el nivel porque tenemos que profesionalizarnos, ya que los agentes externos que están luchando por nuestro mercado vienen preparados, llámense UTC, transporte privado complementario o coches particulares”.

Fernando del Molino, presidente de la Federación Sindical del Taxi, también apunta que le gusta la idea “de hecho, hemos pedido que se exija más formación porque hay veces que salen taxistas que no saben casi ni hablar español. Y más de un caso se ha dado que a alguno les preguntan dónde está el campo del Valencia CF y ni lo saben. Eso no se puede consentir”. Del Molino añade que incluso les gustaría que en un futuro se pudiera hacer un módulo específico de Formación Profesional para mejorar el servicio mucho más.

Otro taxista, Javi Orero, que quiere implantar las nuevas tecnologías al sector con el proyecto Smart Cup, comenta que era necesario que se exija algo de inglés “porque hay que atender como corresponde a los turistas”. Y explica que los taxistas que llevan ya muchos años de profesión también están haciendo cursillos de inglés en la Cooperativa del taxi (Taxco). “Nos estamos formando para saber lo principal en inglés, como dónde ir o las cifras de lo que cuesta. Son cursillos de tres meses con cuatro horas semanales”, según Orero que añade que en el proyecto que de Smart Cup que están desarrollando llevan idea de incorporar traductores en tiempo real.

En cuanto a las pruebas para obtener el certificado para poder llevar un taxi, se harán preguntas de legislación, de uso de taxímetros y tarifas, conocimientos del medio y de itinerarios. Según explican desde Infraestructuras el porcentaje de aprobados suele ser del 95% y entre los requisitos para poder presentarse, se exige que el candidato no tenga antecedentes penales y que posea el carné de conducir BTP.

Aprobar el examen no garantiza el puesto de trabajo, puesto que se trata de conseguir una certificación, pero es una oportunidad. Otro tema pendiente de Infraestructuras será estudiar con el Consejo del Taxi recién creado si se mantienen las licencias o si se reducen, pero es algo que todavía no se ha concretado. En la actualidad hay unas 2.890 licencias

Publicado por Las Provincias.es