Descargar PDF

Cinco modelos aspiran al relevo del clásico ‘black cab’

Los taxis son responsables del 30% de partículas en suspensión en algunas zonas

Boris Johnson anuncia la creación de una zona de emisiones “ultrabajas” en el 2020

Un taxi blanco, futurista y de emisiones cero. Esa la propuesta de Metrocab, una las de las cinco firmas (junto a Mercedes, Nissa, LTC y Karsan) que han aceptado el reto de diseñar y fabricar el relevo del clásico black cab de Londres, que tendrá que estar listo en cuatro años.

El alcalde Boris Johnson ha anunciado que a partir del 2018 todos los nuevos taxis londinenses serán híbridos o eléctricos. Johnson ha anticipado de paso la creación de “zona de emisiones ultrabajas” en el centro de la ciudad en el 2020, con 6.000 puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Jenny Jones, ex candidata a alcaldesa del Partido Verde, ha instado al alcalde a acelerar aún más la transición y a tener 25.000 puntos de recarga listos en esa fecha: “De lo contrario, se ralentizará la llegada de flota eléctrica y los londinenses seguiremos padeciendo uno de nuestros problemas más acuciantes: la calidad del aire”.
Uno de las cinco propuestas para los nuevos taxis londinenses. EL MUNDO

El ejemplo de Nueva York

Boris Johnson, siguiendo el camino emprendido en su día por Michael Bloomberg en Nueva York, asegura sin embargo que Londres marcará pronto la pauta del trasnporte público en el futuro.

“Los taxis de Londres han tenido siempre un valor icónico, tanto por diseño como por la destreza de sus conductores que se conocen el laberinto de la ciudad como la palma de su mano”, declaró el alcalde. “Pero hemos de reconocer que los taxis son hoy nuestro talón de Aquiles para luchar contra la contaminación, especialmente los más viejo, con el traqueteo de sus motores Diesel”.

El transporte rodado es efectivamente la causa de hasta el 80% de la contaminación en las zonas más congestionadas de Londres. Y a los más de 19.000 black cabs se les atribuye hasta el 30% de las partículas en suspensión en esas áreas.

Jubilación escalonada de vehículos

Johnson anunció a finales del 2010 una nueva estrategia de “aire limpio” en la ciudad que incluía la jubilación escalonada de los modelos más viejos del clásico LTC (London Taxi Company), con subsidios de hasta 6.000 euros para facilitar a los conductores la transición hacia modelos híbridos o eléctricos.

LTC, la compañía que lleva fabricando desde 1948 el modelo más popular de taxi londinense (exportado a 60 países), aspira a subirse al carro del futuro con una versión eléctrica y puesta al día, el TX4, que estará listo para rodar en el 2015. Ese mismo año se espera el lanzamiento del modelo híbrido del Metrocab blanco, más futurista y lujoso (hoy mismo pudimos subirnos al último prototipo, a los pies del puente de la Torre de Londres).

Nissan se lanzará a la carrera incluso antes con el NV200, un taxi de “emisiones cero” que utiliza básicamente la tecnología del modelo híbrido Leaf. La compañía turca Karsan se ha aliado por su parte con el Royal College of Arte para concebir el Concept V1, actualmente en desarrollo. Mercedes trabaja también en un nuevo modelo de taxi de eléctrico de la gama Vito.

Curiosamente, los primeros taxis de Londres fueron eléctricos, hasta la introducción del motor de combustión en 1901. En 1897 se introdujeron las 25 primeras unidades de “Hummingbirds” (colibrís), así conocidos por el ruido que hacía. La compañía que los frabicaba se llamaba precisamente London Electrical Cab. Regreso al futuro…

Visita el artículo original.