Descargar PDF

Los taxistas han tenido que cambiar los taxímetros y los sistemas técnicos necesarios para aplicar los nuevos precios.

  • La implantación de una tarifa fija de 30 euros por trayectos entre el centro Madrid y el aeropuerto de Barajas ha abierto una guerra entre las dos principales asociaciones de taxistas, en la que han tomado partido las organizaciones de consumidores para intentar que no se extienda a los ciudadanos.

    Desde el pasado día 7, en que entraron en vigor los nuevos precios del taxi en Madrid, se cobra una tarifa fija de 30 euros para los viajes entre Barajas y la almendra central de la ciudad y a cambio no se puede cobrar ningún otro suplemento.

    El Ayuntamiento de Madrid acordó esta tarifa con la organización mayoritaria de taxistas, la Asociación Gremial de Autotaxi, pero cuenta con el rechazo frontal de la otra gran agrupación de conductores, la Federación Profesional del Taxi.

    El último episodio del enfrentamiento entre ambas se ha producido hoy cuando el presidente de la Gremial, Julio Moreno, ha acusado al de la Federación, Mariano Sánchez, de utilizar un recibo falso para argumentar sus críticas contra ese precio único.

    Sánchez exhibió el pasado día 7 un recibo expedido por un taxista madrileño esa misma mañana en el que se refleja que un viajero había pagado 45,15 euros por una carrera que debería haber costado 30, ya que se le había cobrado indebidamente un suplemento en lo que llamó una “trampa autorizada”.

    Sin embargo, hoy Moreno ha dicho a Efe que ese papel “no es un recibo real” sino “un tique que han elaborado ellos y que no se corresponde con ningún servicio real”.

    Mientras, el Ayuntamiento advierte, como dijo ayer la alcaldesa, Ana Botella, de que “si hay casos asilados (de fraude) se combatirán”, las dos asociaciones de taxistas mantienen sus posturas.

    La mayoritaria afirma que el nuevo cuadro tarifario ”está funcionando correctamente” aunque ”es un sector con más de 15.700 profesionales en el que se puede dar algún caso puntual” de cobro irregular.

    Por el contrario, la Federación Profesional mantiene que el nuevo sistema de tarifa plana “es una aberración” que genera “incertidumbre”, tanta que los propios taxistas “no saben a veces con qué tarifa ir al aeropuerto”.

    Y ha avisado de que los casos de cobros excesivos seguirán ocurriendo y de que los ciudadanos dejarán de ir en taxi al aeropuerto “porque es una tarifa desproporcionada”.

    De la misma opinión es el portavoz de la organización de consumidores Facua, Rubén Sánchez, que ha dicho hoy a Efe que esta “tarifa brutal de 30 euros” hará que muchos usuarios opten por ir o volver de Barajas en metro o autobús o con familiares.

    Para Sánchez, además de “absolutamente injusto”, es “perjudicial para la imagen de Madrid y de España de cara a los turistas porque significa dar la imagen de que España es cara, de que todo es caro”.

    Para atajar esta situación, el Ayuntamiento de Madrid va a hacer un “esfuerzo de información” para divulgar las nuevas tarifas y advierte de que “tan pronto conozca cualquier denuncia se actuará en consecuencia aplicando las sanciones previstas”.

Visita el artículo original.