Varios taxistas de la Asociación Gremial de Madrid constan en los informes policiales como autores de varios cursos de formación que en realidad no han realizado, convirtiéndose así en víctimas del conocido ‘caso Aneri’. Un fraude que solo en Madrid supera los 8 millones de euros

Según ha podido averiguar este medio, la propia policía está contactando con alguno de estos taxistas para solicitar su colaboración con el fin de esclarecer este fraude de formación de la empresa Sinergia, con la que durante un tiempo colaboró, como todos saben, la Gremial madrileña.

Por expreso deseo de nuestras fuentes, mantendremos su anonimato hasta que avancen las investigaciones para evitar posibles reacciones no deseadas de alguna de las partes implicadas.

 

Entre las varias irregularidades, según nos comentan, hay casos de taxistas que nunca han realizado curso alguno y ahora aparecen como autores de ellos, sin tener constancia alguna de tales actividades. En otros, donde sí se ha realizado un único curso, sin embargo esa misma persona figura hasta en siete más, por supuesto sin saberlo. Y como colofón, en otros casos constan los nombres y apellidos de taxistas que han realizado cursos sobre temas tan dispares como por ejemplo, composición musical o salas nocturnas y discotecas. Actividades que nada tienen que ver con su profesión y de las que también estos taxistas, nos aseguran, desconocían por completo hasta ser informados por la policía.

 

Ley de Protección de Datos

Ellos mismos dicen no entender cómo han podido llegar sus datos personales a esas empresas para después asignarles la realización de estos cursos fantasmas. La policía les ha explicado que son víctimas y no culpables del fraude y por tanto se muestran tranquilos pero también sorprendidos y molestos por lo que les está sucediendo.

Al tratar de buscar una explicación, sin ser expertos, la primera diana a la que apuntan es a su asociación, ya que esta información personal consta, que consta en sus archivos, ha llegado a terceros y además ha sido utilizada por éstos sin el conocimiento ni de los interesados, lo cual supondría haber vulnerado la Ley de Protección de Datos.

 

Norma que en opinión de estos afectados, se ha tenido que incumplir porque de lo contrario es imposible que constara su identidad en estos cursos, de los que no tenían ningún conocimiento hasta que supieron que ellos mismos formaban parte de la investigación policial, insisten. Estos taxistas también señalan que están colaborando con las autoridades y seguirán haciéndolo en todo cuanto sea preciso. Todo indica que la lista de afectados por esta multimillonaria estafa aun dista mucho para completarse tanto dentro como fuera del sector del taxi.

Publicado por la Gaceta del taxi.