La Generalitat de Cataluña ha manifestado su apoyo al taxi en su lucha contra la aplicación móvil Uber, que permite solicitar un vehículo de alquiler con conductor, en una reunión celebrada hoy con el STAC y taxistas de Tarragona. El director general de Transportes, Pere Padrosa, ha aprovechado un encuentro para debatir sobre cuestiones territoriales para manifestar su respaldo al sector.

 

Según ha explicado Padrosa, “todos los servicios donde exista por medio un precio o un intercambio económico es un transporte público. Por lo tanto, sujeto a una autorización administrativa”.

 

Recuerdan desde el Sindicat que “el transporte público tanto en Barcelona, Cataluña y el resto del Estado está regulado, reglamentado y contingentazo”. Sobre el transporte público de menos de 9 plazas sólo lo pueden realizar “el taxi y las VTC dependiendo el tipo de servicio”.

 

Además, la Generalitat de Catalunya está trabajando en la modificación de la normativa para inmovilizar a aquellos vehículos que transporten viajeros de manera ilegal hasta que se haga efectiva la multa, que oscilará entre 800 y 1000 euros.

Publicado por la Gaceta del taxi.