Federacion_segundo_libro

Es la gama SEAT,   la que se implanta como coche del sector, en concreto el SEAT, 1500.

En el año 1959:

Se hace una distribución de 200 coches SEAT.

25 SEAT 1400  modelo A.

100 SEAT 1400 modelo B.

75 SEAT 1400 modelo   C.

El coche SEAT 1500, es el que se implanta en su totalidad en el sector del taxi, que eran  buenos  coches,  y muy útil para el sector, a si como cómodo para el usuario.

Posteriormente la confederación  del taxi de España, planteo la necesidad de que se estableciese un prototipo único de coche, cuando comenzó a introducirse otras gamas de coches, que rompían con la tradición que se había mantenido durante mucho tiempo, de tener como coche el SEAT 1500, ya que permitía prestar un buen servicio de taxis a los ciudadanos, y muy rentable para los taxistas.

La fabrica SEAT, entregaba los coches con el motor de gasolina y los taxistas  les instalábamos un motor de gasóleo, bien el motor PERKINS, o el motor BARRAIROS, que hacían un ruido espantoso, pero que tenían una mecánica muy sencilla, el mismo taxista se podía arreglar la mayoría de las averías, dado que el habitáculo del motor disponía de más espacio que los nuevos vehículos.

Hasta después de la primera  guerra mundial,   los tradicionales carromatos, en concreto la llamada tartana, que eran de gran utilidad en el servicio del taxi en las grandes  Ciudades, Valencia, Barcelona y Madrid, los coches de alquiler,  convivieron con los nuevos taxis y, de hecho, muchos de los primeros taxistas fueron antiguos propietarios de caballerías que reconvirtieron  el negocio.

Los taxis en aquella época lo usaban pocas personas, siendo los clientes muy selectivos, más bien la pequeña burguesía local de Valencia, y personas de negocios, porque la gran burguesía ya tenía sus choferes particulares, todavía hoy existen choferes particulares, un oficio a extinguirse. Hoy esos choferes están sirviendo a los altos funcionarios; diputados, alcaldes, concejales, de la magistratura y a los altos funcionarios de la administración pública,  etc.

El taxi en Valencia comienza su andadura real, cuando lo utiliza una parte de los directivos y pequeños empresarios, que son los que tenían algún poder económico, no mucho pero algo más que la masa de los trabajadores, ya que  éstos vivian en la miseria más absoluta, por la escasez de trabajo, más si tenemos en cuenta que en España había una economía poco desarrollada, lo que se suele llamar economía autárquica.

En el año 1940 está de pleno la dictadura,  con un régimen político fascista aislado de Europa, que no dejaba levantar cabeza a los colectivos de autónomos y entre ellos el taxi, dado que los taxistas estaban sometidos a un control férreo, por parte de los verticalistas que les obligaba a comportarse como si estuviesen militarizados, el régimen vigilaba cualquier movimiento de éste sector SEMI-LIBERAL, que se le podía escapar a su control.

De ahí que los taxistas organizaran la agrupación económica y social, y así  nació el grupo del taxi dentro del sindicato del transporte del verticalismo, que se desarrollaba a justándose a los intereses de la dirección reaccionaria del régimen fascista, que vigilaba cualquier movimiento de los taxistas, ya que Hera un buen sector para introducir a sus chivatos dado que éstos podían pasar ocultos entre los trabajadores del sector

En los primeros años del franquismo, a los taxistas en un comienzo, se les ordena vestir de una forma que guarde relación con el color de vestir de la falange, con gorra negra, camisa azul, corbata  negra, chaqueta azul, que duró bastantes años, hasta el año 1975, por la presión que ya íbamos ejerciendo los jóvenes.

Los taxistas comenzaban a estar artos de vestir de esa forma, ajena a la voluntad de los taxistas, dado que ya iban entrando jóvenes a trabajar, con ideas distintas, que no estaban dispuestos a seguir uniformados al estilo que querían los reaccionarios del régimen franquistas. Los primeros taxistas que comenzaron a desprenderse de esa vestimenta en los años 60, tuvieron un gran coraje contra los verticalistas del momento, ya que dichos verticalistas, aceptaban gustosamente el que los taxistas fuesen vestidos de azul al estilo falangista  obligatoriamente.

Los taxistas más Jóvenes ya teníamos un referente,  y es que los taxistas de Madrid ya habían dado el primer paso y es que se quitaron las gorras y las arrojaron a la fuente de la Cibeles 26 de Julio de 1966,  los verticalistas del momento y la policía local de Madrid, comenzaron a sancionar algunos taxistas, una autentica caza de brujas, una de sus reivindicaciones de cara  a romper con las costumbres del régimen franquista, ya que en aquella época era muy importante cualquier  acción de  protesta, esta  lucha de los taxistas se en cuadra dentro del conjunto del movimiento obrero, para  destruir  el verticalismo, e ir abriendo vías de protesta contra todo aquello que el franquismo imponía a los trabajadores.

En el caso del taxi, los verticalistas querían seguir aplicando sus formas de vestir del color de los falangistas, de ahí viene la idea de que haya habido alguna gente que ha considerado en algún momento que algún taxista a colaborado con el régimen franquista, hay que decir que chivatos había en algunas profesiones, dentro del conjunto de los servicio públicos, y por supuesto, el taxi podía ser utilizado por algún delator que se camuflaba.

En un principio los taxistas Madrileños,  en lo que se refiere a la lucha según los datos que se dispone hasta hora,  ya en 1918 realizaron la 1ª huelga en el taxi, con unas reivindicaciones del momento que tuvo un éxito parcial pero de gran importancia, dado que el salario que en aquellos momentos cobraba un taxistas era de 2,25 pesetas por día trabajado, y consiguieron que el salario subiese a 2,75 pesetas,  otra mejora es que se disminuyese una 1 hora de trabajo al día.

Un hecho digno de tener en cuenta es que 3000 taxistas de Madrid ofrecieron sus taxis al Gobierno de la República,  en contra del alzamiento franquista del 18 de Julio año 1936, que posteriormente el régimen se los requisaría, el que consiguió sobre vivir ya que fueron éstos encarcelados o fusilados por opositores.

La historia de este sector es muy rica, dado que ha tenido que cruzar por muchos baches y riachuelos, con vados distintos,  que en algunos casos casi han llegado a caerse de narices contra el suelo, pero siempre ha encontrado la forma de salir a delante, y recopilar de nuevo las energías perdidas en la crisis, teniendo en cuenta que cuando el taxi está en crisis es un reflejo de la situación de cómo está la sociedad, de ahí que cuando ésta padece una situación económica luego se refleja en el sector, ya que lo que ocurra en la sociedad repercute en el servicio que se está prestando a los ciudadanos.

Cuando echamos una mirada al pasado, nos encontramos con aspectos de cuestiones que nos han ocurrido y reflexionamos sobre aquellas cosas que nos han parecido importantes ya que luego con el tiempo pensamos que podríamos haberlas hecho mejor, pero la realidad nos dice que nos debemos adaptar a las circunstancias, de ahí que nuestros hechos vayan en consonancia con la realidad del momento. De ahí que se siga considerando, que la historia del taxi haya sido muy escabrosa y accidentada por los muchos altos y bajos por los que ha tenido que pasar que en determinadas ocasiones han sido muy difíciles, pero que ha tenido energías para superar esas dificultades.