Con el fútbol como excusa, “aunque cuando el árbitro pita todos queremos ganar”, taxistas de Oviedo, Gijón, Bilbao, Burgos, Santander, Salamanca, Valencia y Málaga han vuelto a reunirse para celebrar el Campeonato Nacional de Fútbol de Taxistas. Un torneo que este año ha cumplido su sexta edición con la victoria del equipo de Gijón. El año que viene Málaga será la anfitriona y espera que, esta vez sí, se animen nuevos equipos en esta fiesta deportiva. 

 

Aitor Fernández, taxista ovetense, fue el encargado de que todo estuviera perfecto para los siete equipos que se desplazaron durante cuatro días para algo más que jugar al fútbol. Son momentos de hermanamiento y, aunque la excusa es el fútbol y todos quieren ganar, lo importante es lo que sucede cuando el árbitro pita el final. Es entonces cuando el compañerismo y la amistad ganan por goleada. En esta ocasión Oviedo, Gijón, Bilbao, Burgos, Santander, Salamanca, Valencia y Málaga han repetido en un Campeonato que destaca ya por haberse convertido en una “pequeña gran familia”. Así nos lo explicó Fernández, que lamenta que su equipo perdiera en la final. “Han sido muchos minutos jugados en tres días. “Ni fuimos tan buenos en la primera fase – Oviedo ganó a Gijón- ni tan malos en la final”. El fútbol es así.

 

El gijonés Ernesto Pérez se mostraba muy contento porque “después de dos años consecutivos de victoria malagueña ya nos tocaba”. “Entrenamos dos meses, somos una ciudad pequeña, con pocos taxis y muchos ni se interesan por este tema. Málaga, como otras ciudades grandes, tienen más posibilidades de tener un gran equipo, juegan además entre ellos, están muy preparados”, comentó Pérez.

 

Reconoció sentirse muy orgulloso de que este torneo, que surgió un día que estaba aburrido, haya cumplido ya seis años. “Para mí tiene fecha de caducidad”, aseguró a nuestro medio, pero no pierde la esperanza de que llegue a cumplir “diez años, y lo que nos llevemos por delante”. Lamenta que entre los taxistas de Gijón la tradición futbolera haya decrecido en los últimos años, por lo que no descartaría que al final tuvieran que hacer una selección entre esta ciudad y Oviedo. “Con ellos siempre hay un respeto y un cariño mutuo, tenemos gran afinidad y la rivalidad del fútbol profesional no existe entre nosotros”, explicó Pérez.

 

Aunque este año todo parecía indicar que iba a haber nuevos participantes, Madrid y Ferrol se cayeron de la convocatoria en el último momento,  Aitor espera que para el próximo año Málaga consiga reunir a nuevos equipos. “Todos estamos en crisis, pero creo que si se organiza con tiempo pueden venir más equipo”, comenta Fernández a nuestro medio. Para él la experiencia “merece la pena, no sólo por jugar sino por el grupo que se hace fuera, la gente va a comer, a cenar, de copas. A veces la situación económica y de trabajo es complicada pero nosotros nos lo tomamos como unas vacaciones, en vez de marcharte luego 15 días, descuentas cuatro días y te vas solo 10. Es cuestión de organizarse”, insiste.

 

Una visión que comparte Miguel Ángel Olmos, quien además de ser entrenador, es uno de los organizadores malagueños. Ya se ha comprometido verbalmente para que el próximo año su ciudad acoja la séptima edición del campeonato. Recuerda Olmos que tras su primer campeonato en Salamanca les recibió el alcalde que les animó a celebrar el torneo al siguiente año en la ciudad. “le explicamos que éramos unos recién llegados y que habría que esperar a que los más veteranos celebraran la competición”. 

 

Publicado por la Gaceta del Taxi.