UNIÓN EUROPEA

Laa movilización internacional también tendrá su réplica en España, donde hay convocadas movilizaciones en 31 ciudadesUno de los puntos más controvertidos del tratado es la creación de tribunales de arbitraje privados

PP, PSOE y CiU rechazan pedir al Gobierno que se oponga al Tratado de Libre ComercioNOTICIASEstados Unidos y la UE negocian un tratado de libre comercio a medida de las multinacionales

Barack Obama y Angela Merkel. REUTERS

Este sábado se celebra el Día Europeo contra el Tratado de Libre Comercio que están negociando la UE y Estado Unidos. La protesta internacional también tendrá su réplica en España, donde hay convocadas movilizaciones en 31 ciudades, así como otro tipo de actividades. En total, se realizarán acciones contra este acuerdo en más de 300 ciudades europeas.

“Salir a la calle para hacer visible que se está negociando este Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE, y que se está haciendo de espaldas a la ciudadanía”. Ese es uno de los objetivos señalados por Marina Albiol, eurodiputada de Izquierda Unida, ya que, pese a su relevancia, la negociación del tratado está siendo profundamente opaca. Tanto que lo poco que se conoce sobre las condiciones del acuerdo es, en su mayoría, fruto de filtraciones. Al menos hasta el pasado jueves, cuandola Unión Europea publicó el mandato negociador que, como señala Albiol a infoLibre, no revela nada que no se conociera antes.

Entre las acciones previstas en España, destacan las jornadas Soberanía secuestrada, derechos en peligro que se celebran a lo largo del finde semana en Barcelona y en las que participará la famosa politóloga y activista Susan George. En Madrid una manifestación partirá de la estación de Atocha a las 18:00 horas del sábado. 

La eurodiputada de Podemos Lola Sánchez destaca que de “este tratado depende dar un cheque en blanco a los grandes capitales, es decir, a los mismos que han causado esta crisis”, “para aumentar sus beneficiosrecortando aún más los derechos sociales” en un vídeo en el que su formación dice “No al TTIP” [Tratado de Libre Comercio, por sus siglas en inglés].

“La primera consecuencia sería una ola de privatizaciones de los servicios públicos”, por lo que el Tratado de Libre Comercio “construiría un puente de plata para acabar con lo que es de todos”, denuncia Sánchez. La eurodiputada añade: “Este tratado acabará con el Estado de bienestar”, lo que se traduciría en “mas trabajo precario y menos derechos laborales”.
 
Albiol señala que, si se aprueba este tratado, tendría “consecuencias gravísimas para todos nosotros, perotambién para el medio ambiente”. El 11 de octubre también es el Día Mundial contra el Fracking, una práctica denunciada por las organizaciones ecologistas y que encontraría una legislación más laxa con este acuerdo.

 

Tribunales de arbitraje privados

Uno de los puntos más controvertidos del TTIP es lacreación de tribunales de arbitraje privados, que tendrán carácter internacional y, por tanto, su nivel judicial será superior a los tribunales de cada Estado. Esto es una de las consecuencia de la inclusión de las cláusulas ISDS[claúsulas de protección de los inversores extranjeros, por sus siglas en inglés], que dan a las multinacionales la posibilidad de demandar a los Estados si consideran que los gobiernos han aprobado leyes que perjudiquen su obtención de beneficios. 

“Lo que pretende es que un gobierno de izquierdas no pueda llevar a cabo determinadas políticas”, denuncia Marina Albiol. “Por ejemplo, si se decide recuperar para lo público algo privatizado, este tipo de tratados permitiría que una empresa denunciara al gobierno por hacer esto, por lo que no se trata solo de un objetivo económico, también político”, expone la eurodiputada, que define el Tratado de Libre Comercio como “un ataque a la soberanía popular”.

Lola Sánchez también considera que esta medida atenta contra “el principio de soberanía de los Estados y, por tanto, anulando la democracia, anulándonos como ciudadanos”. La eurodiputada de Podemos señala también que “la soberanía debe residir en la ciudadanía, y no en las grandes empresas: es una cuestión de sentido común”.

PP y PSOE rechazaron el referéndum 

El pasado mes de mayo el Congreso rechazó pedir al Gobierno someter a referéndum el Tratado de Libre Comercio negociado entre la Unión Europea y Estados Unidos, una decisión que pasó ligeramente desapercibida y sobre la que apenas ha habido debate público, lo que puede explicar el desconocimiento de la existencia de este acuerdo en gran parte de la población. Esta propuesta de La Izquierda Plural encontró una oposición mayoritaria en el parlamento: PP, PSOE, UPyD, CiU y PNV

Publicado por Infolibre