La plataforma americana de alquiler de coches Uber está causando graves perjuicios económicos también  en Nueva York hasta el punto de que los taxistas se han visto obligados a rebajar hasta un 20% las tarifas para competir con la app pero, aun así, este servicio low cost sigue siendo más barato que el que ofrecen los taxistas de la ciudad, según información de agencias.

Tanto ha sido el perjuicio económico que para contrarrestar esta fuerte competencia los taxistas de ciudades como Atlanta, Boston, Washington DC, Los Angeles, Chicago y San Francisco, optaron los primeros, por rebajar sus tarifas.

 

La asociación de taxistas neoyorkina más relevante de la ciudad denuncia que Uber sólo ha reducido la tarifa para destruir la competencia y denuncia que incrementará los precios en un futuro. Ethan Gerber, Director ejecutivo de la asociación Greater New York Taxi, ha añadido que los taxis amarillos son “los más seguros y los que mejor cumplen la normativa” y que el servicio de Uber es más para generar publicidad que para vender un producto sólido.

 

 

 

Como primera reacción aunque irrelevante para los profesionales de taxi de la Gran Manzana este miércoles 2 de enero la plataforma americana acordaba con las autoridades de Nueva York limitar sus precios durante emergencias y desastres naturales para cumplir con las leyes del Estado, según ha informado el Fiscal General del Estado, Eric Schneiderman.

 

Según la fiscalía,  anunciará además una política nacional para limitar los precios en este tipo de situaciones en base al pacto. La compañía -que en algunos de sus servicios mantiene tarifas que cambian en función de la demanda- pondrá un tope en caso de “perturbaciones anormales de mercado” que se situará en el precio normal cobrado durante los 60 días anteriores

Publicado por la Gaceta del taxi