Enviar por e-mailImprimirAumentar textoReducir textoHaga doble click sobre una palabra para ver su signifcado Juega cada día a uno nuevo Consulta la previsión para tu ciudad

Las organizaciones que representan al sector del taxi en España, Fedetaxi, CTE y Unalt, así como el sindicato CC.OO. han calificado de “ataque al Estado de derecho” la decisión de la empresa Uber de no actar la prohibición de sus actividades en España dictada por el Juzgado Mercantil nº 2 de Madrid.

MADRID (EUROPA PRESS)

En rueda de prensa, Francisco Esteban, de la Confederación del Taxi de España (CTE), ha recalcado el mensaje que desde las organizaciones del taxi se quiere lanzar de “nadie está por encima de la Ley. Serán buenas o malas, pero esa es la normativa a la que las empresas se tienen que ceñir. Y esto no es consumo colaborativo, es una imposición”, ha dicho.

Julio Moreno, de Fedetaxi, ha manifestado que las actividades de Uber son “un ataque global” que afecta no sólo a los profesionales del transporte, sino también a los usuarios y consumidores, puesto que no cuentan con garantías ni seguros. Además, subrayó que la aplicación “no paga impuestos, y no cotiza como el resto. Es un fraude”.

“Ofrecerles un transporte más barato no deja de ser un engaño. Un atentado contra el Estado de derecho y la seguridad de los usuarios. Éstos avasallan los derechos de todos, manifestó Santiago Fraile, presidente de Unalt.

Sobre la cuestión de si este tipo de aplicaciones pueden considerarse como consumo colaborativo, los portavoces de las organizaciones pusieron de manifiesto que no están en contra de este tipo de consumo, pero indican que Uber “es una empresa, cobra una labor de intermediación, no paga impuestos ni seguro. Nos parece un fraude. Un ataque a la regulación, a un sector que está regulado y es necesario que lo esté, porque asegura la calidad”, ha señalado Fraile.

En cuanto a la labor de intermediación, también han denunciado el caso de la plataforma Bla bla car, que “afecta más a las empresas de transporte regulado de pasajeros” y que anteriormente no cobraba tasas de intermediación pero que actualmente sí lo hace, por lo que, en su opinión ya no se trata de consumo colaborativo.

SE REUNIRÁN CON ANA PASTOR

Acerca de la postura de las administraciones públicas frente al contencioso entre taxistas y Uber, los profesionales del sector consideran que se trata de una actitud “tibia” y que aún esperan una reunión con la ministra de Fomento, Ana Pastor, para tratar este asunto. Además, instan a que se persone en esta causa la Fiscalía General del Estado, puesto que consideran “que daría más fuerza, y hay motivos suficientes para que lo haga”.

Las organizaciones del sector del taxi demandan que se propongan reglas para el acceso a la profesión, que se reconozca a los taxis como un eslabón importante en la cadena de transportes públicos colectivos, garantizar la igualdad de oportunidades para operadores y asegurar de que las plataformas de pago para viajes compartidos cumplan con la legislación vigente.

Por su parte, Uber, tras el Auto del Juzgado Mercantil nº 2 de Madrid, considera que la resolución judicial no tiene base legal y que seguirán prestando el servicio.

“Entran imponiendo sus normas y haciendo valer su poderío económico”, critican desde el sector del taxi.

Publicado por el economista.