Reveal Navigation OptionsThe Wall Street Journalshow

By Joanna Sugden, Aditi Malhotra y Dhanya Ann Thoppil

NUEVA DELHI

(EFE Dow Jones)–El gobierno federal de India aconsejó el martes a los reguladores estatales que prohíban operar a todas las empresas que utilizan aplicaciones de teléfonos inteligentes que permiten a los clientes contratar conductores, como Uber Technologies Inc, lo que supone un nuevo e importante obstáculo para la expansión mundial de Uber.

También el martes, Tailandia prohibió operar en el país a todas las empresas de servicios de taxi con vehículos personales basados en aplicaciones que utilizan vehículos personales.

La semana pasada, Uber captó US$1.200 millones, con lo que su valoración aumentó al entorno de US$41.200 millones, la más alta de cualquier empresa privada de reciente creación respaldada por inversionistas de capital riesgo. El principal objetivo del grupo tras captar capital era ampliar su fuerza laboral, atraer a nuevos conductores y subvencionar los precios en algunas de las 250 ciudades de todo el mundo en las que opera.

Aunque su expansión internacional se centra en particular en Asia, Uber ha encontrado problemas en varios países europeos donde ha tropezado con los tribunales o las normativas. Esta semana, un tribunal holandés –donde Uber tiene su sede europea– prohibió uno de sus servicios. Alemania, Francia y Bélgica también han impuesto prohibiciones similares.

Los problemas en India podrían suscitar nuevas dudas entre los inversionistas sobre lo difícil que podría resultar a esta empresa de cinco años entrar en nuevos mercados. Antes de la decisión el martes del gobierno federal indio, Uber operaba en 11 ciudades del país, incluidas la capital Nueva Delhi y la capital tecnológica Bangalore, donde Uber comenzó sus operaciones en India hace un año. La compañía señala que el indio es su mayor mercado fuera de Estados Unidos en cuanto a número de ciudades en las que opera.

La mayor prohibición de India se produjo después de que el Departamento de Transportes en Nueva Delhi ordenara el lunes a Uber y otros servicios similares dejar de ofrecer sus servicios en la capital después de que una pasajera denunciara que un conductor que habría contratado a través de la app Uber la había violado el fin de semana.

El Ministerio del Interior indio ha señalado que las empresas como Uber deben estar formalmente registradas en los departamentos de Transportes de cada estado indio.

En Tailandia, el director general del Departamento de Transportes por Tierra, Teerapong Rodprasert, dijo que se había reunido con operadores de varias apps de contratación de taxis el martes para hablar del cumplimiento de las leyes tailandesas y que las operaciones de Uber que emplean coches privados en lugar de taxis con licencia son ilegales.

“Tailandia no prohíbe el uso de aplicaciones para la contratación de servicios de taxi”, dijo Teerapong. “Lo que no permitimos es el uso de vehículos que no están debidamente registrados”.

Un portavoz de Uber dijo el martes que no está claro por qué podría contravenir el servicio las leyes tailandesas cuando sus contratos se realizan a través de compañías de alquiler de coches y limusinas.

Uber comenzó a operar en Bangkok en febrero y en la isla vacacional de Phuket, el pasado mes. En un comunicado, la empresa reiteró que es una compañía tecnológica que conecta a conductores con pasajeros y agregó que espera hablar sobre sus operaciones en Tailandia con el gobierno.

Además de las reticencias de Tailandia, las autoridades de Vietnam han señalado que Uber es ilegal porque no tiene autorización para operar como servicio de taxis, aunque el ministro de Transportes del país dijo la semana pasada que el gobierno estudiará la manera de legalizarlo.

Las autoridades de Singapur dijeron el pasado mes que las nuevas normativas previstas para 2015 exigirán a las empresas de contratación de taxis a través de terceros que utilicen sólo conductores y vehículos con licencia y que especifiquen las tarifas en un lugar visible.

–Shanoor Seervai, Newley Purnell, Vibhuti Agarwal, Nopparat Chaichalearmmongkol, Lisa Fleisher, Sam Schechner, Friedrich Geiger y Chase Gummer contribuyeron a este artículo