Según datos de Formaster, Asociación Española de Formadores en Seguridad Vial, el 20% de los conductores no usan nunca gafas de sol al conducir. El uso de gafas de sol durante la conducción reduce el riesgo de deslumbramiento o ceguera temporal aumentando la seguridad vial.

 

Un elemento clave, especialmente si tenemos en cuenta que el 5% de los accidentes con víctimas en España suceden en las horas del crepúsculo, a la salida y puesta del sol, de acuerdo con datos de 2013. “Igual que es peligroso conducir con lluvia o con niebla, conducir con el sol de frente es igual o más peligroso, porque pierdes la visión de lo que tienes delante, lo que amplía el riesgo a tener un accidente”, explica Anselmo Murado, Presidente de Formaster.

 

En cuanto al tipo de gafa que hay que utilizar en verano es recomendable el uso de gafas de sol con cristales que tengan una absorción de rayos ultravioletas entre el 80 y el 90%. El mejor cristal, explican desde la asociación, debe ser el más natural posible y siempre se recomiendan cristales grises o de tonalidad azulada o marrones porque siempre veremos correctamente los colores de las señales, semáforos o indicadoresde otros coches como luces de freno o intermitentes

Publicado por la Gaceta del taxi.