El suceso se produjo en el túnel de Tetuán cerca de las cuatro de la madrugada. / Daniel PedrizaEl presunto agresor, de 19 años, fue retenido por los tres pasajeros de uno de los taxis hasta que fue detenido por la Policía Nacional

ANA DEL CASTILLO

 SANTANDER

Dos mujeres de 19 y 20 años han denunciado ser víctimas de un intento de agresión sexual en la madrugada del viernes a manos de un joven de 19 años –según fuentes de la Policía Nacional– al que habían visto caminando detrás de ellas por el túnel de Tetuán, en Santander. La agresión se produjo a las cuatro y diez de la madrugada, según consta en la denuncia presentada ante el Cuerpo Nacional de Policía.

En el escrito, al que ha tenido acceso este periódico, se explica que las dos chicas iban caminando por el túnel de Tetuán cuando se percataron de que un hombre se estaba aproximando a ellas, aunque no le dieron demasiada importancia en ese momento. Transcurridos «unos segundos», una de ellas miró hacia atrás para ver dónde estaba el individuo, y en ese momento, el sujeto «echó a correr y tocó el culo a una de las chicas».

Ellas salieron corriendo con la intención de huir del individuo, pero antes de que pudieran alejarse de él, el joven sujetó por la cazadora a una de las mujeres y consiguió tirarla al suelo «de bruces». A continuación se colocó sobre su espalda e intentó taparle la boca con una mano para que dejara de gritar. Al mismo tiempo, el agresor intentó meterle la otra mano en el pantalón. Según consta en la denuncia, el individuo no lo logró porque la víctima consiguió apartársela y porque además llevaba en el pantalón «un cinturón que se lo dificultaba».

Señala la denunciante que, a continuación, y aprovechando un «despiste del agresor», consiguió coger el teléfono móvil con el fin de llamar a la Policía. Cuando el sujeto se dio cuenta de la maniobra, se levantó y echó a correr hacia la otra chica, que estaba a unos metros de distancia. La joven inicialmente agredida aprovechó ese momento para levantarse del suelo y saltar la barandilla que separa la acera de la carretera, donde pidió auxilio y consiguió parar un taxi.

En cuanto pudo, se metió dentro del vehículo «para sentirse a salvo», mientras los ocupantes del taxi salieron para interceptar al agresor, a quien retuvieron hasta que llegó la Policía, unos minutos después.

«Las chicas pedían auxilio desesperadamente», explica F.M., un taxista de Santander que prefiere no revelar su nombre completo. Se trata de uno de los testigos que presenció en la madrugada del viernes el intento de agresión sexual en el túnel de Tetuán. «Una de las chicas logró escapar, saltó la barandilla y se metió en mi taxi esperando a la otra, que el hombre tenía sujeta», recuerda F.M. «Segundos después, la segunda joven consiguió zafarse del presunto agresor y se tiró de cabeza a la carretera gritando hasta que se metió también en el coche. Estaban muy nerviosas y tuve que tranquilizarlas».

Detención

En ese momento, según este mismo testigo, llegó otro taxi y «bloqueó la salida del túnel para que el chico (el presunto agresor) no escapara. Los tres clientes que iban dentro corrieron a por él hasta que le alcanzaron y retuvieron mientras el otro compañero llamaba a la Policía». Una vez en dependencias policiales, el padre de una de ellas explicó al taxista que le había dado dinero a su hija para que volvieran en taxi, pero las chicas admitieron que fueron andando para ahorrárselo. La Policía Nacional confirmó ayer a preguntas de este periódico que el presunto agresor fue detenido y puesto a disposición judicial.