Los arrestados solicitaban servicios de taxi, comida a domicilio, tarjetas de crédito y de cerrajería que luego no pagaban.

EP/LEVANTE-EMV.COM

 Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valencia a dos hombres de 28 y 39 años, de origen español, como presuntos autores de varios delitos de estafa, tras solicitar servicios de taxi, comida a domicilio, tarjetas de crédito y de cerrajería para después no pagarlos tras engañar a las víctimas.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía en un comunicado, en la mayoría de ocasiones decían que efectuarían el pago mediante transferencia bancaria, que nunca se producía. En muchos de los casos aseguraban a sus víctimas que recibirían una transferencia bancaria de mayor cuantía que el servicio prestado, por lo que pedían la diferencia, a las víctimas. Con este modus operandi lograron estafar más de 11.300 euros a una decena de víctimas.

Las investigaciones se iniciaron a principios de marzo, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que un hombre había dejado a deber 80 euros por el impago de un pedido a un restaurante de Valencia con servicio de comida a domicilio, que dijo que pagaría en efectivo. No obstante, al recibirlo en su casa quiso pagarlo con tarjeta pero esta siempre daba error, por lo que acordó con la repartidora que lo abonaría después, tras enseñarle su documentación personal para demostrarle que tenía intención de pagar, extremo que no llegó a producirse nunca.

Modus operandi con taxistas
Posteriormente, los investigadores tuvieron conocimiento que en varias comisarías de Valencia se habían formulado hasta siete denuncias y en todas ellas un hombre contactaba con un taxista y tras hacerle creer que era médico y ganarse su confianza le solicitaba precio para un viaje a Madrid, Cádiz o Bilbao para acudir al entierro de su padre o madre.

Seguidamente indicaba que les abonaría mediante transferencia bancaria el trayecto, pero que ésta sería de mayor cuantía que el montante total del servicio, ya que su entidad bancaria no le daba posibilidad de efectuar una por menos cuantía, por lo que les pedía que le dieran en efectivo la diferencia. Tras recibir el dinero, los perjudicados no volvían a tener noticias.

Además, en algunos casos, los taxistas llegaron a adelantarle dinero en efectivo con la excusa de pagar el tanatorio, así como llegar incluso a comprarle tabaco, dejando también a deber los trayectos efectuados por la ciudad de Valencia.

Estada a entidades bancarias
En otras dos ocasiones el sospechoso acudió a dos entidades bancarias y tras hacer creer a los empleados que era médico y que tenía planes de pensiones y depósitos con sumas económicas altas, que tenía intención de traspasar, solicitaba la apertura de una cuenta bancaria, así como la emisión de tarjetas de crédito, presentando documentación al parecer falsificada para tener mayor credibilidad.

Después utilizaba las tarjetas y llegó a dejar a deber por su uso 2.600 euros en una de las entidades y 4.300 en otra.

Otros casos de estafa
En otras ocasiones el sospechoso solicitaba los servicios de cerrajería de una empresa por un importe de 110 euros y a la hora de efectuar el pago le indicaba a la víctima que le haría una transferencia bancaria de mayor cuantía, enseñándole en ese mismo momento un correo electrónico en el que se indicaba “transferencia urgente emitida y cargada en cuenta” por valor de 350 euros, por lo que la víctima le entregaba en efectivo la diferencia de 240 euros.

Con las investigaciones efectuadas, los agentes identificaron a los dos presuntos autores de los hechos y fueron arrestados por los delitos de estafa, siendo intervenidas varias tarjetas bancarias en el momento de la detención.

Se continúan las investigaciones y no se descarta que haya más afectados por este tipo de hechos. Los detenidos, uno de ellos con antecedentes policiales por hechos similares, han pasado a disposición judicial

Publicado por Levante.