TATIANA G. RIVAS/ IGNACIO S.

El protocolo para episodios de alta contaminación cuenta con que el Consorcio podría acoger a los viajeros procedentes de vehículos privados

DE SAN BERNARDO

El Consorcio Regional de Transportes recibiría más de un millón de viajeros extra con las limitaciones

A partir del 1 de marzo, Madrid podría llegar a restringir el acceso a los vehículos en la almendra central según la matrícula par o impar. Si en tres estaciones de medición de contaminación –de una o dos de las cinco zonas en las que se ha dividido el municipio– se superan los 400 microgramos por metro cúbico durante tres horas consecutivas también se limitaría la circulación al 50 por ciento en la M-30, no solo en el interior –se exceptúa transporte público, escolar, vehículos comerciales, ciclomotores, motos, bicicletas, vehículos de cero emisiones, para personas con movilidad reducida y servicios de policía y emergencias–.

Esto implicaría que muchas personas que usan a diario su coche tendrían que desplazarse en transporte público. Dos millones de vehículos están matriculados en la capital. A ellos se suma otro millón que entra cada día procedentes de la corona metropolitana. Teniendo en cuenta que en un día laborable se registran más de2,5 millones de desplazamientos en vehículo privado con

«Lo que se necesita es mayor control en las ITV»

origen o destino a la ciudad de Madrid –a los que habría que añadir los realizados por el taxi y la distribución urbana de mercancías, que pueden suponer hasta 0,9 millones de desplazamientos más–, elConsorcio Regional de Transportes debería estar preparado para recibir un aluvión de viajeros extra que superaría el millón con creces.

Desde el Consorcio afirman que no habría problema, ya que, tal y como establece el protocolo del Ayuntamiento de Madrid, el sistema de transportes de la región dispone de una reserva de capacidad de alrededor del 40%. «Con esta capacidad se podría canalizar las solicitudes de viajes provenientes del vehículo privado», aseguran.

Además, esta reserva se podría ver incrementada en aproximadamente un 10% con recursos adicionales. «En las horas punta no se utilizan todos los recursos humanos y materiales disponibles por las empresas operadoras», informan.

Filtros policiales

La Policía Municipal establecerá controles aleatorios de comprobación del cumplimiento de la medida en distintos puntos de la ciudad (fundamentalmente salidas). En caso de incumplimiento se impondrá la correspondiente sanción –aún por determinar–. Se contará con la colaboración de la Guardia Civil de la Dirección General de Tráfico, que establecerá filtros, adicionales de entrada en el perímetro de la M-40, y controlará el acceso y el cumplimiento de las medidas excepcionales.

El científico Francisco Jaque, quien fuera catedrático de Física Aplicada en la Universidad Autónoma y profesor de Ciencias Medioambientales, publicó hace tres años una tesis sobre el efecto de la contaminación en la mortalidad y la morbilidad –ingresos en hospitales– en Madrid. Ajuicio de este experto, el protocolo aprobado por el Ayuntamiento es «muy electoralista y está hecho muy a la ligera».

Opinión de expertos

«Las medidas no están bien fundadas y explicadas para el público experto», sostiene. Para Jaque, el mayor problema para la contaminación en Madrid es el transporte. «No circular determinados días según la matrícula es una tontería. En México se ha hecho pero la gente tiene más coches con diferentes matrículas para poder sacarlos. Lo que se necesita es un mayor control en las ITV. Los vehículos, cuantos más años tienen más contaminan. Los catalizadores no se cambian porque no hay obligación y porque es una reparación cara», explica.

Cabe recordar que el protocolo establece tres fases de medidas de restricción del tráfico. La fase 1 limita la velocidad a 70 km/h en la M-30 y en los tramos de carreteras de acceso a Madrid, comprendidas en el interior de la M-40; la fase 2 incluye la prohibición de aparcar en las plazas y horario del SER en el interior de la M-30.

«La fase 1 es un absurdo, porque si se reduce la velocidad, se producen más atascos, que es lo que más contamina; la fase 2, no sé si lo han comprobado, pero si no puedes aparcar en la calle Goya, por ejemplo, tienes que dar más vueltas y consumes más y más contaminas», arguye Jaque.

Actuar con previsión

Para Paco Segura, uno de los coordinadores generales deEcologistas en Acción, y hasta hace poco uno de los responsables de Transporte y Calidad del Aire en Madrid, las actuaciones establecidas por el Ejecutivo de AnaBotella en este sentido son «insuficientes». Segura considera que el Ayuntamiento debe actuar antes de que salten las alertas. «La meteorología es previsible. Se sabe cuándo va a haber anticiclones y cómo es el tráfico en la ciudad. La clave está en la prevención y la rebaja de la contaminación de forma continuada. No hay que esperar a que se superen los límites», señala.

Este especialista en calidad del aire considera que desde 2010 «se han venido superando los máximos de nitrógeno permitidos y se ha elaborado este protocolo con tranquilidad; eso sí, para pedirprórrogas sí que se han movilizado». Todas las medidas dispuestas se desactivarían cuando se reduzcan los niveles de nitrógeno por debajo de los 200 microgramos por metro cúbico en las estaciones durante al menos dos horas consecutivas

Publicado por ABC.