LA SAFOR
Bellreguard instala un radar y sanciona a 200 infractores en un mes por saltarse un semáforo
El gobierno acuerda con una empresa que coloque la cámara de forma gratuita y a cambio la mercantil percibirá el 30% de cada multa

12.03.14 – 00:10 – ÓSCAR DE LA DUEÑA | BELLREGUARD.

La cámara capta a los turismos que no respetan la señalización y no multa por exceso de velocidad
El gobierno de Bellreguard se ha cansado de ver como muchos conductores se saltan los semáforos de la travesía de la N-332 y ponen en riesgo la seguridad de sus vecinos. Por este motivo, el Consistorio ha decidido instalar un radar en la carretera y sancionar a aquellos turismos que no respetan la señalización.
La iniciativa ha partido del propio Ayuntamiento y en sólo un mes se ha sancionado a más de 200 infractores, como relató el alcalde de Bellreguard, Jaume Ascó. «Esta cámara tiene como objetivo velar por la integridad de nuestros vecinos y en ningún caso tiene un afán recaudatorio», relató el primer edil.
El alcalde aseguró que el paso de la carretera nacional por Bellreguard puede llegar a suponer un peligro para los residentes si los conductores no respetan la señalización: «Hay semáforos, pasos de peatones y limitaciones de velocidad, pero algunos turismos no respetan las normas de la vía».
Por este motivo, consideraron que sería una buena medida ubicar un radar en algún punto de la travesía. Ascó afirmó que la decisión no se ha tomado a la ligera, sino que se ha meditado y se han tenido muy en cuenta los informes de la Policía Local: «Los agentes habían detectado algunos puntos problemáticos, donde cada día tres o cuatro coches se saltaban el semáforo en rojo».
Permisos necesarios
Esto es lo que hizo que el gobierno local optara por instalar este aparato. Para ello, el Consistorio ha tenido que pedir permiso al Ministerio de Fomento, ya que la carretera nacional es titularidad de este organismo.
Una vez que el municipio contaba con la documentación necesaria, se procedió a instalar el radar. Ascó indicó que la cámara no ha tenido ningún coste para las arcas municipales ya que la ha sufragado una empresa privada.
«Hemos llegado a un acuerdo con una mercantil para que Bellreguard no tuviera que pagar este aparato», relató el primer edil. El convenio establece que la empresa se hace cargo del gasto del aparato, pero durante los primeros dos meses obtendrá un 30% de cada una de las sanciones.
El alcalde explicó que este acuerdo tiene una duración de dos meses y que una vez que acabe este periodo se renegociarán los porcentajes, ya que en este momento el Ayuntamiento obtiene el 70% de la multa. Ascó severó también que el aparato se instaló a finales del mes de enero y que entró en funcionamiento el día 1 de febrero, por lo que en las cinco semanas que lleva operativo ha cazado a más de 200 vehículos que se saltan el semáforo.
Rebaja en la sanción
El primer edil añadió que las sanciones son de 200 euros, pero que si se abonan tras recibir la notificación tienen una rebaja del 50%, por lo que sólo hay que pagar 100. El alcalde afirmó que todavía no manejan estadísticas, pero que por los datos que ha podido consultar la mayoría de «vehículos multados» no son de residentes de Bellregu