Descargar PDF

* El cliente sabrá el coste del servicio gracias a una web y una aplicación *
El gremio busca atraer a nuevos clientes y evitar los cobros abusivos
BARCELONA. EL PERIODICO. CARLOS MÁRQUEZ DANIEL.-

El taxi carga con el sambenito de transporte caro. Y lo es si se compara con el bus, el metro o, ya no digamos, con el Bicing. No lo es tanto si se coge en grupo para ir al aeropuerto o si se tiene en cuenta y se valora la comodidad de ir de puerta a puerta sin más paradas que las que marque el tráfico. El taxi es también un caldo de reducido cultivo de cobros abusivos, sobre todo a los turistas, que no tienen por qué conocer el sistema tarifario. Con el objetivo de atraer nueva clientela y combatir esas prácticas que dañan y generalizan la imagen del sector, la Administración ha impulsado una aplicación para móvil para que el usuario pueda conocer el precio aproximado de la carrera, tanto si la está a punto de iniciar como si la programa de cara al futuro dice Eduard Ràmia, gerente del Instituto Metropolitano del Taxi (IMT), que el objetivo principal es llegar «a toda esa gente que hoy está convencida de que es un medio de transporte que solo pueden permitirse unos pocos». Unos pocos quizá sea exagerado, pero es innegable que resulta más caro que el resto de transportes, aunque el billete sencillo de bus y metro haya escalado hasta los dos euros. En este sentido, la hemeroteca no ayuda demasiado: la tarifa, que la próxima madrugada empieza a aplicar la subida del 2,9% pactada para el 2014, se ha incrementado el 20,3% desde el 2007, un año antes de que el hundimiento de Lehman Brothers marcara el inicio de la crisis económica global.

Los Mapas de Google
La aplicación, que estará operativa el sábado para Android y en los próximos días, para Iphone, usa el poderoso servicio de mapas de Google para trazar los recorridos. El programa, que hablará catalán, castellano, inglés, francés, alemán y ruso, permite introducir origen y destino, y tras unos breves segundos, cartografía la ruta, detallando el número de kilómetros y el precio aproximado de la carrera. Admite Ràmia que la cifra resultante se ha hinchado cerca del 5% para evitar la incómoda situación de que lo que marca el taxímetro sea siempre superior que lo que dicta el móvil.

La pegatina que adorna la ventana de los taxis incluirá a partir de mañana un código QR que trasladará a los smartphones de los clientes que así lo deseen a la web del IMT que da una doble opción: calcular la ruta directamente en la página o descargar la aplicación Taxi Barcelona para que ya forme parte de la librería de gadgets del teléfono. «Si a la gente le das la posibilidad de comprobar el precio del servicio, quizá se dé cuenta de que ir al aeropuerto con tres amigos sale más barato en taxi que hacerlo en el Aerobús», señala el gerente del IMT, que insiste en «romper el doloroso tópico de que el taxi es caro».

El objetivo menos confesado, el de perseguir el fraude en la profesión, es quizá lo que, a la larga, más beneficios traiga a la ciudad. Aquí hay que recordar una vez más las comisiones que muchos taxistas pagan a los conserjes para conseguir viajes al aeropuerto. Un soborno que acaba repercutiendo en la tarifa final, hinchada a base de suplementos inventados cuyo único objetivo es sacarle al turista hasta el último euro antes de que abandone el país. Lo ideal sería contar con una tarifa única para ir o salir de El Prat, pero eso es algo que de momento se resiste porque no hay acuerdo sobre si debe ser un precio único o varios, pues no es lo mismo salir de la Fira Gran Via que de la zona del Fòrum.

Mientras eso llega, los extranjeros tendrán la posibilidad de usar la aplicación, pero si les da pereza o no quieren sufrir el costoso roaming de datos del teléfono, pronto tendrán otra ayuda extra. El IMT colocará en las paradas de taxi del aeropuerto y en las de las terminales del puerto unos paneles en los que informará sobre el precio aproximado de la carrera a algunos puntos emblemáticos de la capital catalana. En el caso de El Prat, se detallarán lugares como la plaza de Catalunya, la Rambla y el Fòrum, mientras que junto a los cruceros aparecerá el precio para llegar al Camp Nou, el parque Güell y la Sagrada Família.

Ganar el Aeropuerto
También en la ciudad se colocarán carteles en seis puntos estratégicos. Dos estarán en la plaza de Catalunya, donde está la parada del Aerobús, el principal rival del taxi para cubrir el servicio más goloso de la profesión al margen de los escasos largos recorridos, y uno junto a las instalaciones de la Fira de Barcelona, en la plaza de Espanya. Más información para convencer de que el taxi es una alternativa.

Promoción a favor del oficio
Desde que el pleno del Área Metropolitana de Barcelona aprobó en junio que los taxis puedan lucir publicidad en las puertas, cerca de 200 ya se han puesto de acuerdo con alguna empresa para colocar este pequeño anuncio en el vehículo. Ahora, el Instituto Metropolitano del Taxi (IMT) impulsará una campaña de promoción de la profesión con la colocación de 400 pegatinas en sendos coches.
Los taxistas que deseen formar parte de la promoción deberán apuntarse en la web del IMT, y si hay más de 400 solicitudes, se hará un sorteo. La Administración pagará a cada conductor 75 euros el primer mes con el compromiso de que el segundo mes sea a coste cero.

Visita el artículo original.