Un joven ha sido condenado por la Audiencia provincial de Bizkaia con un año y medio de cárcel y al abono de 6.421 euros, así como los fastos odontológicos de un implante, a un taxista al que agredió. 

 

Los hechos se han hecho públicos a través de la sentencia esta semana, pero la agresión se produjo el 6 de abril del 2014 en Bilbao. Alrededor de la 1:20 horas de la mañana, el acusado tomó un taxi y, durante la carrera, arrancó el comunicador del mismo, valorado en 194,81 euros. Con varios manotazos intentó golpear al conductor, tras decirle que era un “puto policía”. 

 

Rápidamente el profesional del taxi se detuvo y el acusado, “con la intención de menoscabar su integridad física”, según reza la sentencia, le persiguió por la calle y le dio dos puñetazos en la cara y en la boca hasta que cayó al suelo, partiéndole varios dientes y provocándole la pérdida de uno de los incisivos. Para recuperarse de estos golpes, el taxista necesitó 26 días de baja, quedándole pendiente parte del tratamiento odontológico

Publicado por la Gaceta del taxi.