La velocidad en el centro, incluida la plaza del Ayuntamiento, se limitará a 30 km/h

Queda excluida por el elevado tráfico la calle Guillem de Castro

I. DOMINGO |  VALENCIA.

31 julio 2015

Fue uno de los últimos coletazos del pleno celebrado por la tarde, ya que el tema pasará hoy por la junta de gobierno para su aprobación. Según confirmó el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, el centro histórico tendrá limitada la velocidad a 30 kilómetros por hora desde hoy mismo. Primero, en agosto, de manera informativa y ya en septiembre de manera oficial.

La velocidad reducida ya se aplicaba en algunos viales de la zona mediante las llamadas ‘calles 30’ y ahora se extenderá a todo el anillo interior. Queda excluida por el elevado tráfico la calle Guillem de Castro, por ejemplo, aunque sí se aplicará en la plaza del Ayuntamiento o en la avenida Barón de Cárcer.

MÁS INFORMACIÓN

Mapa de los radares móviles en Valencia

Dónde están los radares móviles en las carreteras valencianas y del resto de España

¿A qué velocidad saltan los radares?

¿Objetivo? «Pacificar el tráfico, recuperar la condición de plaza y no rotonda en el Ayuntamiento y mejorar la seguridad vial», comentó el edil, que detalló que el próximo mes se aprovechará para cambiar las señales, informar a servicios como la Policía Local y concienciar a los ciudadanos.

Grezzi, que se estrenó ayer en el hemiciclo («es un honor», dijo en su primer turno de palabra), fue también el encargado de defender la adhesión de Valencia a la red de ciudades de la bicicleta y la creación de la agencia municipal sobre este medio de transporte. Dos cuestiones sobre las que el concejal del PP, Alberto Mendoza, requirió más información, momento en el que criticó al Consistorio por su política efectista. «Los concejales del tripartito van en bici tocando la bocina para buscar la fotos pero su política de movilidad va en ruedines», criticó Mendoza, que recordó que las dos iniciativas fueron impulsadas por el PP.

El pleno de ayer también tuvo hueco para aprobar el nombramiento como hijos adoptivos de Valencia del arquitecto y urbanista Carles Dolz y de la maestra Alejandra Soler; en ambas se abstuvo el PP. Y por unanimidad se acordó conceder la Medalla de Oro al Mercado Central (a propuesta del PP) y a la Ciudad Fallera (planteada por Ciudadanos).

De este grupo municipal se aprobaron otras dos mociones con el visto bueno de todos los grupos. Por un lado, las ayudas fiscales para los comercios que se instalen en el Cabanyal. Por otro, que se implanten medidas cuantificables respecto a la llegada de visitantes profesionales tanto a Feria Valencia como al Palacio de Congresos.

Publicado por las Provincias.