Ampliar
Un usuario de VTC se monta en uno de estos vehículos tras esperar cinco minutos en la Gran Vía. Foto de archivo. (Foto: Kike Rincón)

Ya hay un VTC por cada taxi durante los fines de semana

En Madrid, las licencias de VTC han superado ya las 6.400 mientras que las de taxi -15.573- siguen inamovibles desde hace décadas. Esto provoca que ya circulen un coche de Cabify o Uber por cada dos de su competencia. Además, el fin de semana la situación empeora: la obligatoriedad de descansar de los taxistas se traduce en una ratio de 1/1. El Ayuntamiento, por su parte, ultima la ordenanza para intentar cumplir con lo establecido por el Tribunal Supremo y la Comunidad sigue decidida a no regular el sector.

La escena es habitual. Tan solo hace falta observar durante media hora el trasiego de coches que circulan por la Gran Vía para caer en la cuenta de que en Madrid no se cumple la ratio de un VTC por cada 30 taxis. Es más, no llega ni a acercarse.

Esto también se deduce de los datos oficiales del Ministerio de Fomento. A 31 de diciembre de 2018, en la capital había 6.376 licencias, a las que se le han de sumar las 73 otorgadas en enero. En total, casi 6.450 frente a las 15.573 del taxi, cifra invariable desde hace décadas, lo que supone que, entre semana, haya un vehículo de Uber o Cabify en marcha por cada dos taxis.

La situación, además, se agrava los fines de semana. Entre el viernes y el domingo, la ratio llega a ser de 1/1 debido a la falta de restricciones de las VTC, pues no cuentan ni con un mínimo de horas de descanso. No obstante, el Ayuntamiento quiere combatir esta situación y acercarse a lo avalado por el Tribunal Supremo. Por esto, ya ultima una ordenanza para igualar las condiciones de ambos sectores y reducir el número de VTC en circulación.

En el borrador del texto, el Consistorio prevé aplicar a los vehículos de alquiler con conductor una jornada de 16 horas como máximo y limitar los viajes en vacío en función de la categoría ambiental: los coches con etiqueta A únicamente podrán funcionar sin clientes un 25 por ciento de su kilometraje. En cuanto a la B, un 35 por ciento; en la C, un 50; y en los ECO, hasta un 65. Además, también se incluirá el derecho de los consumidores a solicitar hojas de reclamaciones y no iniciar -o terminar- sus viajes en viales con carril bus.

El movimiento municipal, sin embargo, contrasta con la dejación de la Comunidad. Pese a más de dos semanas de huelga por parte del sector que derivaron en protestas masivas el pasado mes, el presidente, Ángel Garrido, no cedió y, tras realizar una intentona fallida con Manuela Carmena para implantar la precontratación, las movilizaciones finalizaron sin acuerdo alguno.

Lo que sí va a actualizar la Administración regional es el reglamento del sector del taxi para “hacerlos más competitivos”, como llegó a señalar la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, en una entrevista a este medio. Implementar el trayecto compartido o fijar un precio máximo serán varias medidas incluidas en esta reforma.

Claves de la nueva ordenanza del Ayuntamiento

  • Creación de un registro municipal de autorizaciones VTC
  • Mismos descansos que el taxi (dos jornadas semanales)
  • Horario máximo de 16 horas
  • Limitación de aparcamiento de 100 metros junto a nodos de transporte
  • Derecho de los consumidores a solicitar hojas de reclamaciones
  • Limitación de los viajes en vacío en función de la categoría ambiental

Publicado por Madrid Diario.