Logo de Yandex en caracteres cirílicos. EFE EXPANSIÓN

POR LESLIE HOOK / MAX SEDDON | FINANCIAL TIMES

Según los términos del acuerdo, Yandex Taxi, filial de Yandex, tendrá una participación del 59% y Uber un 37% en la nueva compañía de transporte, aún sin nombre.

Uber y Yandex combinarán las operaciones de servicios de transporte a particulares en Rusia y Asia Central en un acuerdo que cede el control del mercado al buscador con sede en Moscú tras años de feroz competencia. El acuerdo supone la segunda retirada de Uber de un mercado internacional clave, después de vender sus operaciones en China a Didi Chuxing hace un año, lo que permitirá a la compañía, actualmente en pérdidas, mejorar sus márgenes poniendo fin a sus guerras de precios en Rusia. También se trata del mayor movimiento estratégico de Uber desde la salida de su controvertido consejero delegado Travis Kalanick, que dimitió el mes pasado ante la presión de los inversores y una serie de crisis en la compañía, valorada en 62.500 millones de dólares.

Según los términos del acuerdo, Yandex Taxi, filial de Yandex, tendrá una participación del 59% y Uber un 37% en la nueva compañía de transporte, aún sin nombre. Tigran Khudaverdyan, el consejero delegado de Yandex Taxi, dirigirá la nueva empresa, que operará en Rusia, Kazajistán, Bielorrusia, Azerbaiyán, Armenia y Georgia, e incluye los servicios de Uber, Yandex Taxi y Uber Eats.

La compañía recibirá también una nueva inyección de capital -de 225 millones de dólares de Uber y 100 millones de dólares de Yandex- en una valoración preliminar de 3.400 millones de dólares, que excluye el nuevo capital recaudado. Rusia siempre ha sido un mercado difícil para Uber, el último en llegar a un campo dominado por Yandex Taxi. Yandex también tenía una ventaja técnica gracias a Yandex Maps, ya que la tecnología de mapas es fundamental para cualquier servicio de transporte, mientras que Uber dependía de obtener los datos de proveedores externos. Las acciones de Yandex subieron un 20% en la Bolsa de Moscú tras conocerse la noticia.

El ebitda de Yandex Taxi fue de 20 millones de dólares en el primer trimestre de 2017 aunque el número de trayectos creció un 484% sobre una base anualizada. Uber ha perdido unos 170 millones de dólares en el mercado ruso. Yandex ha seguido manteniendo su liderazgo y hace el doble de trayectos que Uber al mes, según los datos de ambas compañías. “Uber nunca lo ha tenido claro, hubieran seguido perdiendo dinero en su batalla con Yandex,” afirma Jacob Grapengiesser, socio de East Capital, un fondo ruso que invierte en Yandex. Para Uber no es un mal acuerdo, tendrán un dolor de cabeza menos, serán parte de un equipo ganador y probablemente sacarán partido de ello”.

El modelo de Yandex Taxi es diferente al de Uber, que pone en contacto a los conductores autónomos con clientes potenciales a través de su aplicación. Por el contrario, Yandex Taxi funciona con compañías de taxis independientes, aportando unos 200.000 conductores en toda Rusia unidos bajo el potente nombre de marca que ha creado a través de su negocio de buscadores de páginas web en ruso. La nueva compañía combinada tendrá unas reservas de coches brutas mensuales de unos 131 millones de dólares, basadas en los datos de junio. Todavía tendrá que intentar revolucionar el mercado del taxi ruso que mueve 10.000 millones de dólares y que está dominado por taxis regulares e ilegales. Khudaverdyan afirma que la nueva empresa solo representa entre el 5% y el 6% del mercado total. Pierre-Dimitri Gore-Coty, director de Uber para Europa, Oriente Medio y África, afirma que la operación “ayuda a Uber a continuar construyendo un negocio global sostenible”.

Reducir la exposición de Uber en mercados internacionales con pérdidas es un paso clave a medida que la compañía se mueve hacia un modelo de negocio más sostenible, y hacia una potencial opv. Al convertir sus operaciones en Rusia y China en participaciones minoritarias en compañías locales que ahora tienen un monopolio de facto en sus respectivos mercados, Uber parece haber encontrado una fórmula por la que espera recuperar sus fuertes inversiones en aquellos mercados. En su acuerdo con Didi, que fue negociado por el ex director de negocio Emil Michael, Uber se quedó con el 20% y un asiento en el consejo de administración de Didi, además de una inversión de 1.000 millones de dólares de su antiguo rival, a cambio de sus operaciones en China. En el acuerdo con Yandex, Uber no solo se quedarán con una participación en la nueva compañía de transporte, sino que también se integrará en una aplicación global de forma que los usuarios puedan acceder a los servicios de ambas.

“No son solo buenas noticias para las dos compañías, sino también para los usuarios, los conductores y las ciudades de la región”, dice Gore-Coty. La nueva compañía habría tenido unas reservas de coches mensuales brutas de 131 millones de dólares en junio. Artur Akopyan, socio de la firma de capital riesgo UFG, que invirtió en la reciente fusión de las dos grandes compañías de taxis rusas rebautizadas como Fasten, afirma que el mercado se consolidará aún más en el futuro. “Estaban perdiendo millones de dólares”, afirma. “A largo plazo, hay mercado para dos o quizás tres participantes”.

Publicado por Expansión.