A menos de un mes de la primera negativa, ocurrida en la sesión del radiotaxi, hoy de nuevo los socios de Gremial Madrid han vuelto a retirar de forma mayoritaria y contundente su apoyo a la Junta Directiva. 

 

En esta sesión General Ordinaria de la Asociación Gremial del Taxi de Madrid también ha quedado patente la delicada situación económica de la organización, obligada a proponer cuotas extraordinarias a los asociados y a operar con líneas de crédito para hacer frente a los gastos corrientes. 

 

Los aproximadamente 230 asistentes a la Asamblea de este sábado 6 de junio han negado por amplísima mayoría, con sus votos, esta vez en las urnas, su apoyo a la gestión de la Junta Directiva y a su presidente Julio Moreno. 

 

Después del primer no del pasado 8 mayo durante la reunión del radiotaxi, se ha repetido la tendencia y tampoco hoy los socios han aprobado ninguno de los puntos claves del orden del día en su Asamblea General.  Y el más polémico, el cobro de una cuota extraordinaria de 50 euros ha sido también el más rechazo de todos, con 174 votos en contra, solo 26 a favor, 2 abstenciones y 15 nulos.                                      

 

Se rechaza también la memoria y balance de cuentas del ejercicio 2014  por 161 votos en contra, 45 a favor y 9 abstenciones. Tampoco la directiva de Gremial ha podido sacar adelante los presupuestos de 2015 que obtuvieron 167 votos negativos, 35 favorables,  6 abstenciones y 17 resultaron nulos. 

 

La novedad de esta sesión ha sido que, por primera vez, para las votaciones se instalaron varias urnas donde los socios depositaron las papeletas a favor o en contra de los punto del orden del día sometidos a votación. Un proceso que ocasionó las inevitables colas y que ha alargado la sesión bastante más de lo previsto. 

 

 

El asunto más escabroso de la jornada ha sido el punto 5, donde, en principio la Directiva, incluía dos propuestas, ambas económicas y con cargo a los socios. 

Finalmente la primera de ellas, la subida de la cuota anual para 2016 de 50 euros a  90 fue retirada. Si se mantuvo, aunque como hemos mencionado, fue rechazada por amplia mayoría, el cobro de una cuota extraordinaria de 50 euros que se haría efectiva este próximo mes de julio. 

 

 

En su exposición previa, el presidente Julio Moreno trató de convencer a los asistentes, sin éxito, de la necesidad de aprobar en votación esta cuota extraordinaria argumentando que de no hacerlo se podia llegar a poner en riesgo la solvencia de la entidad al dificultar líneas de crédito para 2016. Pese al énfasis puesto minutos antes por el presidente sobre este asunto, su mensaje sin embargo no caló en los asistentes a la hora de votar. 

 

Pasadas las cinco de la tarde la Asamblea continuaba con ruegos y preguntas. La próxima cita de los socios con las urnas será en octubre cuando se celebren elecciones para renovar el equipo de gobierno de la Gremial madrileńa, la mayoritaria del sector

Publicado por la Gaceta del taxi.