El sector se reunirá esta semana con el Ayuntamiento: pedirá paradas nocturnas en Gran Vía y otras zonas

Una usuaria para un taxi en Gran Vía
Una usuaria para un taxi en Gran Vía – ISABEL PERMUY
Guardar

 

Las tres asociaciones más representativas del taxi van a reunirse esta semana con el Ayuntamiento de Madrid para que el equipo de Gobierno atienda sus peticiones más urgentes. La lucha contra la piratería y la intrusión en el sector es el objetivo que persiguen todas sus solicitudes. Para ello, la imposición del uso del uniforme para todos los conductores de las 15.723 licencias de taxi que hay en la capital se hace, a su juicio, indispensable. La Gremial del Autotaxi –6.500 asociados–, la Federación Profesional del Taxi (FPT) –cerca de 6.000 asociados– y la Asociación Madrileña del Taxi Autotaxi –1.350 afiliados– pedirán al Área que dirige Inés Sabanés, Medio Ambiente y Movilidad, que se establezca la uniformidad «para mejorar la imagen del sector».

FPT prefiere que se obligue «modificando la ordenanza», como sostiene Jesús Fernández, vicepresidente de la primera. Román García, vicepresidente de y la Asociación Madrileña del Taxi, aboga por el decreto: «Es la fórmula más rápida para que incluso pueda comenzar a aplicarse este año». Estas dos agrupaciones se decantan porque sea el Ayuntamiento el que diseñe los trajes y el que los distribuya, siendo el taxista el encargado de recogerlos y financiarlos. Según su impresión, Ahora Madrid se muestra receptivo a la iniciativa. «Es la forma de dar un valor añadido al sector. Ayudaría a los clientes a identificar fácilmente nuestro servicio, algo que incrementaría la confianza de los usuarios en él. Mejorará nuestra autoestima y evitaría las tan criticadas diferencias de imagen», sostiene Fernández.

Desde la Gremial defienden la necesidad de la uniformidad, pero no de forma homogénea. «No queremos encajonar a nadie a que tenga que ir con un uniforme impuesto. El problema es que en la actual ordenanza no se define y es necesario que la Administración estipule la forma», apunta Miguel Ángel Leal, secretario de La Gremial. La idea que ellos proponen es que se estipule si se ha de utilizar camisa o polo, el color, el tipo de pantalón y el calzado.

Habilitar giros y accesos

García se refiere también a la necesidad de plantar cara a las plataformasque les restan clientes (Uber y Cabify): «Defendemos poder competir contra las nuevas aplicaciones que están actuando de forma ilegal en Madrid y el uniforme es una vía». «No se puede ir con tirantes, chanclas o chandal. Tenemos que ponernos las pilas. Tampoco llevar corbata y chaqueta. El cliente nos exige que el coche esté limpio, seamos educados y vayamos bien vestidos», añade Leal.

Además de la vestimenta, el sector propondrá al Consistorio que habilite giros para el taxi que a los autobuses de la EMT les está permitido. También paradas provisionales nocturnas en zonas clave como en la Gran Vía. En esta arteria, de día no es posible, pero de madrugada, sugieren, hay demanda y el tráfico es menor. Quieren además que se les permita el acceso a áreas donde se restringe el tráfico en eventos. Ponen como ejemplo el Orgullo Gay: «El taxi no puede acceder, pero los autobuses sí».

Prohibir el arriendo

El sector reclamará que se elimine el arriendo de las licencias para que no haya tantos conductores no profesionales en las calles de Madrid. «Un taxista o un inversor adquiere licencias y luego las alquila para que la trabajen otros. Al final nos llevan a entidades de gestión que están más en el lado oscuro que en el de la luz y deja en mal lugar al sector. Exigimos la explotación directa», piden en la Federación.

Las tres entidades también requerirán a Manuela Carmena que incremente el control policial sobre las nuevas autorizaciones VTC. «Si se están incrementando el número de permisos, debería haber paralelamente una gran labor de inspección y control de dónde trabajan y cómo. En este apartado damos un suspenso al Ayuntamiento. Debe de poner más medios. Hay tres policías para Pueblo Barajas, Alameda de Osuna y el Aeropuerto de Barajas», sostiene el portavoz de FPT.

publicado por ABC.