USO afirma que Infraestructurasno pide los papelesde la Seguridad Sociale incumple la propia norma de la Generalitat

P.M. | VALENCIA

febrero

Después de varias reuniones con responsables de la Conselleria de Infraestructuras, el sindicato USO ha decidido dar el paso y presentar una denuncia en el juzgado contra el alquiler ilegal de licencias de taxistas jubilados. El secretario general de la citada entidad en el sector del taxi, Fernando Ballester, aseguró que se trata de un «problema preocupante» por la competencia desleal que genera y la falta de actuación de la Generalitat, tras pedir varias veces que aplique la normativa de Trabajo y la propia Ley de Movilidad autonómica.

Los taxistas pueden mantener la licencia cuando se jubilan, aunque dándose de alta como autónomos en la Seguridad Social y pasando las sucesivas revisiones del carné de conducir. A partir de esos dos requisitos, pueden contratar a un asalariado para que lleve el coche.

Ballester aseguró que tienen constancia de casos donde no se dan ninguna de las dos circunstancias, incluidas irregularidades en los contratos de dichos asalariados en lo que respecta a los horarios que firman y los que hacen en realidad.

Ante esta situación, pidieron a Infraestructuras que tomaran cartas en el asunto. «Nos dijeron que era una competencia de Inspección de Trabajo, aunque no es así. Lo dice la propia legislación y lo tenemos muy claro», indicó.

El proceso habitual es que el taxista jubilado decida alquilar la licencia a otra persona. «Suelen cobrar 500 euros pero no se dan de alta de la Seguridad Social; cuando hemos hablado con alguno nos dicen que no saben siquiera que están cometiendo un fraude».

A partir de ahí, esa licencia entra en el mercado del taxi, en competencia directa con los autónomos. «Hay empresarios que acumulan decenas de licencias, eso lo tenemos claro, lo que distorsiona todo lo demás porque sus intereses no son los generales del sector», dijo en referencia por ejemplo al tope de horarios que se fija cada año.

En Valencia y el área metropolitana hay 2.911 licencias de taxis aprobadas. A falta de una cifra oficial, el representante del sindicato aseguró que «en la ciudad podemos estar hablando de un 15% de toda la flota». Los visados de las tarjetas de transporte se renuevan cada dos años y en ese trámite «la normativa dice que Infraestructuras debe pedir el alta como autónomo de la Seguridad Social para aprobar la renovación, algo que no está haciendo y es su obligación».

Ballester añadió por último que los abogados deben decidir si se presenta el caso en la Fiscalía o con la forma de un recurso por lo contencioso. En todo caso, indicó, la intención es «llegar hasta el final para acabar con estos alquileres ilegales».

Publicado por las Provincias.es