La polémica aplicación Uber también llega a Valencia

EFE / VALENCIA

La compañía basa su negocio en el cobro al pasajero del 20% del coste del servicio, de modo que el 80% restante es para el conductor

JAIME GARCÍA

Protesta de los taxistas contra Uber en Madrid

La aplicación para compartir coche UberPop se puede usar a partir de este miércoles en Valencia, la tercera gran ciudad española donde funciona tras Barcelona (abril) y Madrid (septiembre), ciudades en las que su llegada ha generado gran polémica, principalmente entre el colectivo de taxistas.

Según ha explicado el responsable de esta plataforma en España, Carles Lloret, Uber conecta en tiempo real a conductores y pasajeros, de forma que ambos “comparten costes”. La compañía, que empezó a funcionar en California en 2010, basa su negocio en el cobro al pasajero del 20% del coste del servicio, de modo que el 80% restante es para el conductor.

“La aplicación no tiene publicidad, los beneficios de Uber proceden del cobro del 20% necesario para mantener la tecnología. El funcionamiento es totalmente electrónico, el usuario debe introducir los datos de su tarjeta de crédito, de forma quecuando llega al punto de destino se le cobra automáticamente. No hay intercambio de dinero de forma física”, explica Lloret.

La puesta en marcha de esta aplicación en Barcelona ha propiciado que el gobierno catalán haya encargado a la Conselleria de Empresa y Territorio la elaboración de una propuesta para regular la economía colaborativa, que afecta a empresas como Uber y Airbnb (plataforma dedicada a los alojamientos turísticos). La semana pasada, dos coches pertenecientes a conductores usuarios de esta aplicaciónaparecieron quemados en el distrito barcelonés de Sant Martí.

En Madrid, donde Uber funciona desde septiembre, además de las protestas de los taxistas, el gobierno regional ha tramitado más de 140 denuncias tras controles en carretera a 1.220 vehículos en el que viajaban usuarios de la aplicación de transporte compartido Uber, de las que 65 han sido por falta de autorización y podrían derivar en sanciones de entre 4.000 y 6.000 euros.

En Alemania su uso ha sido parcialmente prohibido y otras ciudades europeas estudian el caso y han abierto expedientes a la compañía.

«Un modelo de transporte distinto»

“Somos conscientes de que planteamos un modelo de transporte bastante distinto al de los últimos años. Ahora proponemos compartir el coste entre personas que no se dedican a ello de forma profesional, quizá unas dos horas al día, y eso choca con la forma tradicional”, reconoce Lloret.

Sin embargo, subraya que la ley española “permite compartir costes entre pasajeros con carácter particular o privado sin necesidad de licencia, así que a día de hoy Uber cumple con la legislación”.

“Somos positivos porque vemos signos positivos por parte de Fomento, del parlamento y de las diferentes Consellerías. Aunque a día de hoy estamos dentro de la legislación -insiste- creemos que pronto se determinará de forma clara cómo pueden convivir estas formas de transporte”, concluye el responsable de

Uber enfrenta a las dos asociaciones mayoritarias del taxi en Madrid

Fomento pondrá en marcha un plan específico de inspección para plataformas como Uber

Publicado por ABC.