Carril bus del Paseo de Gracia de Barcelona.

Carril bus del Paseo de Gracia de Barcelona.EFEEXPANSION

POR I. DE LAS HERASMADRID

El regulador considera que los ayuntamientos de Madrid o Barcelona imponen restricciones a los VTC que les impiden competir con los taxistas. El conflicto no solo está en las licencias y en la forma de recoger clientes, sino también en los propios códigos de circulación.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) quiere que los ayuntamientos, entre ellos los de Madrid, Barcelona, Valencia, Córdoba, Palma de Mallorca y Granada, levanten las actuales restricciones a los vehículos de transporte con conductor (VTC) relacionadas con la circulación por el carril bus y permitan a estos operadores aparcar sin límite en zonas de estacionamiento restringido.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) quiere que los ayuntamientos, entre ellos los de Madrid, Barcelona, Valencia, Córdoba, Palma de Mallorca y Granada, levanten las actuales restricciones a los vehículos de transporte con conductor (VTC) relacionadas con la circulación por el carril bus o la posibilidad de aparcar sin límite en zonas de estacionamiento restringido.

“Esta Comisión no observa a primera vista motivo alguno que justifique la diferencia de trato entre el taxi y el VTC en cuanto al ejercicio de la actividad” en aspectos como “el acceso a carriles o zonas restringidas, así como la exclusión de los límites de duración del estacionamiento”, asegura el organismo presidido por José María Marín Quemada en uno de los seis informes publicados este viernes de seguimiento de la Ley de la Garantía de la Unidad de Mercado (LGUM).

El organismo defiende un trato igualitario entre el taxi y servicios como Uber y Cabify, lo que también pasa por dar acceso a estas últimas a concursos públicos de transporte convocados por los ayuntamientos. Sus consideraciones son fruto de una denuncia presentada por un operador de VTC, en la que se advierte de que, en varias ciudades, “los taxistas cuentan con ventajas a la hora de acceder al carril bus, zonas de circulación restringida o falta de limitaciones a la duración del estacionamiento”.

Al analizar la cuestión, la CNMC toma como punto de partida la existencia de restricciones a un grupo concreto de operadores en un negocio en el que el taxi y los VTC son “son competidores”. “Pese a las diferencias entre la actividad de taxi y la de VTC, ambas pueden considerarse competidoras en el subsector de transporte discrecional de pasajeros en vehículos de turismo”, afirma. Los taxis tienen “ventaja” al acceder a “carriles bus o zonas de circulación restringida, así como en cuanto a falta de limitaciones a la duración del estacionamiento”, añade.

La ordenanza municipal de Madrid exime a los VTC de la limitación en la duración del estacionamiento al igual que el taxi, pero este beneficio no se establece con la misma amplitud que para el caso del taxi, pues el conductor de VTC debe encontrarse presente en el vehículo, mientras el conductor de taxi puede abandonarlo momentáneamente por necesidades del servicio. En Barcelona, la ordenanza reserva el uso del carril bus a taxis e incluso les permite, en ciertos casos, efectuar giros y emplear viales prohibidos para otros vehículos.

Publicado por Expansión.