Interior busca en España al delincuente valenciano más perseguido de Europa

Interior busca en España al delincuente valenciano más perseguido de Europa

Diego Moreno Jiménez es el compinche de Casper, el mayor criminal español, con el que dio un gran golpe en el Puerto de Valencia

Diego Moreno Jiménez, alías Anchoa o Mario, era uno de los más hábiles en dar palizas, romper huesos, someter a vejaciones durante días a sus víctimas (generalmente integrantes de mafias rivales) y hasta sacar ojos. Diego Moreno Jiménez es uno de los delincuentes más buscado por Europol en toda Europa y esta mañana el Ministerio del Interior ha lanzado un aviso asegurando que podría estar en España.

Diego Moreno formaba parte de la banda de ‘Casper‘, el mayor criminal de España que en la década de los 90 dio un golpe nunca visto hasta entonces. En la cerrada madrugada del 2 de enero de 1997, Ángel Suárez Flores, alias ‘Cásper’, Diego Moreno Jiménez, alias ‘El Anchoa’ o ‘Mario’, Erick Ferrer Pérez (hombre de confianza del capo valenciano) y Jesús Rodríguez Galán alias ‘El Patas‘, perforaron como si fueran mantequilla paredes, muros blindados y corazas de cajas fuertes del edificio de Sanidad Exterior del Puerto de Valencia. Inutilizaron todos los sistemas de grabación y alarma para llevarse un codiciado tesoro: más de 100 kilos de cocaína y 50 de piperonal de las instalaciones estatales destinadas a custodiar la droga incautada a las bandas de narcotraficantes, según constaba en el escrito de acusación.

Diego Moreno, el líder de la trama valenciana, está en busca y captura desde entonces. La Fiscalía lo incluyó en su día en su calificación como «procesado rebelde», mientras las Fuerzas de Seguridad lo tienen incluido en su lista de fugitivos más buscados. El ministerio público pone sobre su cabeza una petición de pena de 39 años de cárcel.

Más información de Sucesos

La ristra de delitos de los que les acusa el fiscal incluyen media docena de secuestros y tráfico de drogas. Tanto el líder de la mafia valenciana como su lugarteniente y ‘El Patas’ apoyaron a ‘Cásper’ en uno de los golpes más viscerales de la organización criminal: el secuestro de otro narco en Algeciras para ‘volcarle’ 211 kilos de cocaína, además de reclamarle una deuda de 450.000 euros. Al sujeto, que consta en la causa como testigo protegido, le hicieron mil y una perrerías. Entre ellas, cortarle el dedo pulgar de un pie con un machete.

Ahora, el Ministerio de Interior pide de nuevo colaboración ciudadana para localizar a Diego Moreno, del que se cree que podría estar de nuevo en España.

Publicado por Las Provincias.