Un punto de recarga eléctrica de Smart Mobility instalado por Ibedrola EXPANSIÓN

En el marco de su programa ‘Smart Mobility’. Hasta 16.000 irán para hogares y 9.000 irán a parar a empresas. Será 10 veces más barato que repostar gasolina.

Uno de los problemas que están ralentizando la normalización del vehículo eléctrico es la falta de una red de infraestructuras de recarga lo suficientemente densa. Aunque cada vez surgen más iniciativas para paliar este déficit. Esta semana, Ionity, detrás de la que están el Grupo Volkswagen, BMW, Daimler y Ford; anunciaba que instalará hasta 50 supercargadores en España, que se unirán a los 155 que ya tiene Tesla.

La pasada semana, el RACC pedía más puntos de carga y ayudas estables para impulsar la compra de vehículos eléctricos. En concreto, un mínimo de 20 puntos por cada 100.000 habitantes, muy superior a los 3,8 que hay actualmente. Esta media será más factible con la propuesta que Iberdrola daba a conocer este miércoles.

La eléctrica tiene la intención de instalar 25.000 puntos de recarga para vehículos eléctricos en España hasta 2021. La mayoría de ellos, 16.000, se instalarán en hogares, mientras que los 9.000 restantes irán para empresas que quieran ofrecer este servicio a sus empleados o clientes. Esta línea de negocio está incluida dentro del plan Smart Mobility de Iberdrola para el impulso de la movilidad eléctrica.

En la web de la compañía están los precios de los diferentes puntos de recarga. El más básico, denominado Home, costaría 490 euros sin IVA, a lo que habría que añadir los costes de instalación. Éste tendría una potencia máxima de salida de entre 3,6 kW y 7,2 kW y una corriente de entre 16 y 32 amperios. El tope de gama sería el Copper, con un coste de 995 euros sin IVA más instalación. Tiene una potencia máxima de entre 7,4 kW y 22 kW y una corriente máxima de 32 amperios. Los dispositivos tienen garantía de hasta dos años.

Posibilidad de operar a través de una aplicación

Iberdrola ofrece la instalación, garantía, consulta y la posibilidad de operarlo en tiempo real y a distancia a través de la aplicación Smart Mobility Hogar, disponible para los dispositivos IOS y Android. La compañía eléctrica pone el acento en el precio que tendrá una recarga. Ha diseñado un plan “específico para la recarga del vehículo eléctrico que aprovecha el período más barato del día, entre la 1:00 y las 7:00 horas para que sea más económica“. El suministrador promete que el gasto de recarga se reduce a 50 céntimos por cada 100 kilómetros, lo que sería, de media, 10 veces más barato que repostar gasolina.

De igual modo, la eléctrica dice que energía suministrada será 100% verde, al contar con un certificado de garantía de origen renovable, que asegura que esta energía proviene de fuentes de generación limpia.

En 2016, Iberdrola lanzaba un Plan de Movilidad Sostenible, para promover la electrificación entre sus empleados. Más de una veintena de acciones entre las que se incluyen ayudas de hasta 6.000 euros a fondo perdido para la compra de vehículos eléctricos, o un servicio de coche compartido dentro de la empresa.

publicado por

Expansión.