La Junta de Gobierno Local ha aprobado hoy la adjudicación del contrato a Pavasal

Josep Bartual Roig | València 06.10.2017 | 18:16

Varios viandantes usan una de las pasarelas.

Varios viandantes usan una de las pasarelas.

A las pasarelas de la avenida del Cid les quedan cuatro días. La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de València ha aprobado hoy la adjudicación a Pavasal del contrato de desmontaje de estos vetustos pasos elevados para peatones. La degradación de estas plataformas recomendaba su desmantelamiento, por lo que el consistorio ha diseñado un plan alternativo que comprende la creación de grandes pasos de peatones y medidas para pacificar esta gran vía de acceso a la ciudad.

Pavasal ha sido la empresa que mejor proposición técnica y económica ha realizado al Ayuntamiento de València de las diez que se presentaron al concurso público. Aunque la licitación salió con un precio base de 574.150,72 euros, la empresa constructora ha logrado la adjudicación por 402.766,74 euros, es decir, una baja del 29,85 por ciento respecto al presupuesto original. El plazo máximo de ejecución de estas obras será de seis meses.

Una vez ha sido aprobado por la Junta de Gobierno Local y comunicado oficialmente a Pavasal, la empresa tiene un plazo de 10 días para formalizar el contrato y depositar la garantía definitiva por importe de 16.643,26€, equivalente al 5% del importe de adjudicación, IVA excluido. Si todo va como está previsto en un mes o mes y medio comenzarían los trabajos.

El gasto del presente contrato de 402.766,74€ se realizará con cargo a tres dotaciones presupuestarias ya reservadas por el ayuntamiento. El relativo a la instalación de semáforos y mejora de accesibilidad supone una tercera parte del presupuesto total (32,53 %) que asumirá el Servicio de Movilidad Sostenible, mientras el desmontaje de pasarelas es el grueso de la adjudicación, un 67,4%, a cargo del Servicio Municipal de Mantenimiento de Infraestructuras.

En total se derribarán cinco estructuras están ubicadas en los cruces de la Avenida del Cid desde las calles Hermanos Rivas, Burgos, José Maestre-Rincón de Ademuz, Casa de Misericordia-San Miguel de Soternes y Marconi.

Desde un primer momento, su eliminación ha sido uno de los objetivos del Govern de la Nau, ya que era una de las promesas electorales del PSPV-PSOE, uno de los socios de gobierno. Sin embargo, ha habido voces que han mostrado su desacuerdo, particularmente los vecinos de Nou Moles, que entienden que el cruce a pie llano de la avenida, una de las más anchas de la ciudad, puede generar problemas de seguridad para los viandantes y ralentizar el tráfico de entrada por la carretera de Madrid.

Publicado por el Levante.