ECONOMÍA

“Para salvaguardar su seguridad jurídica” ante el desarrollo del “procés” independentista

CaixaBank muda su sede a Valencia

CaixaBank, la entidad financiera más grande Cataluña y la segunda de España, mudará su sede desde Barcelona a Valencia debido a que la situación política actual en cataluña supone un riesgo excesivo para sus clientes accionistas y empleados.

El consejo de administración de la entidad se ha reunido esta tarde expresamente para analizar la situación de la entidad, muy presionada por inversores y clientes temerosos de que una proclamación de independencia por parte del Parlament y la Generalitat afectara a la salud financiera del banco.

La entidad presidida por Jordi Gual explica que adopta esta decisión para “salvaguardar plenamente la seguridad jurídica” de su actividad. Es un cambio histórico que se adopta “por unanimidad, ante la actual situación política y social en Cataluña”. Y por él, el máximo órgano de administración se compromete adoptar las medidas que sean necesarias para trasladar el domicilio social a la calle Pintor Sorolla, 2-4, de Valencia“, según ha comunicado el banco esta tarde.

La decisión ya está tomada pero no será efectiva hasta que se publique en el BOE la nueva norma del consejo de ministros que permite a CaixaBank evitar el proceso actualmente marcado en sus estatutos, que obligan a convocar a la junta antes de tomar una decisión como la que ha tomado el consejo.

“El Consejo de Administración se reunirá tan pronto se publique en el Boletín Oficial del Estado la modificación de la Ley de Sociedades de Capital para adoptar definitivamente los acuerdos oportunos”, concluye la nota.

CaixaBank sigue así los pasos de Banco Sabadell, que ayer comunicó su cambio de sede a Alicante y ya lo está ejecutando para tranquilidad de los inversores y de buena parte de su clientela. El éxodo de sedes sociales desde Cataluña desde ayer es tal que el ex presidente de la Generalitat Artur Mas ha declarado esta tarde que “Cataluña no está preparada para la independencia real“, lo que puede interpretarse como una grieta considerable en la voluntad del bloque independentista para llevar adelante sus planes.

publicado por el Mundo.