El fundador de Wikileaks presenta en Madrid, a través de videoconferencia, su úlimo libro, Cuando Google encontró a Wikileaks, en el que realiza una demoledora crítica al gigante de Internet”En Google todo está mediado por el centro de control, como si solo el Vaticano existiese, como si cada persona tuviese contacto directo con un solo confesionario”, asevera AssangeEl periodista australiano ha hecho mención a Podemos, como ejemplo de podemos

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, presentó este miércoles en el Círculo de Bellas Artes (Madrid) su úlimo libro, Cuando Google encontró a Wikileaks (Clave Intelectual, 2014), en el que realiza una demoledora crítica al gigante de Internet. Assange intervino en el acto a través devideconferencia, ya que se encuentra desde hace más de dos añosencerrado en la Embajada de Ecuador en Londres, donde recibe asilo político para evitar una posible extradición a Estados Unidos.

Cuando Google encontró a Wikileaks es la respuesta de Assange al libroThe New Digital Age (Vintage, 2013), escrito por el presidente de Google –hasta 2011–, Eric Schmidt, junto a Jared Cohen, hoy director de Google Ideas, el lobby de la empresa. En este texto, según denuncia Assange, se tergiversan sus declaraciones en el encuentro que Schmidt y Cohen mantuvieron con el periodista australiano durante su arresto domiciliario en Norfolk (Inglaterra), y en las que “hablaron de los problemas a los que la sociedad tiene que hacer frente y de las soluciones tecnológicas que podía ofrecer la red global”.

Del mismo modo, pese a que Assange recuerda que fue una “charla amistosa”, el libro de Schimdt y Cohen se sirve de estos testimonios del fundador de Wikileaks para asegurar que este tipo de organizaciones son peligrosas, así como personajes como el propio Assange o Edward Snowden. Por ello, piden que la publicación de secretos sea supervisada por un organismo dependiente del gobierno de EEUU.

No obstante, Cuando Google encontró a Wikileaks incluye unatranscripción completa de las cerca de tres horas de conversación de Assange con los representantes de Google.

El acto en Madrid, presentado por el periodista y presentador de Carne Cruda, Javier Gallego, contó con las preguntas de los periodistas de diversos medios de comunicación españoles y latinoamericanos sobre elenorme poder de Google en el mundo globalizado. Assange dice tener la sensación de que aquel polémico encuentro “no fue tanto con los representantes de Google, sino con los representantes del gobierno de Estados Unidos”, realizando una severa crítica a la connivencia entre esta empresa y las instituciones estadounidenses. 

Por ejemplo, apuntó a la “importante participación” de Google en la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Assange explicó que Google “actúa como un cebo para los usuarios” mediante sus servicios; a partir de ahí, “forman perfiles, a partir de los cuales puden predecir comporamientos”, con los que se extrae una jugosa información de los ciudadanos. De hecho, señaló que esta empresa “será determinante en las elecciones[norteamericanas] de 2016”.

El periodista australiano, que reconoció la labor de Snowden para desvelar estas prácticas, detalló que “la relación de Google con EEUU data de, al menos, 2002”, haciendo hincapié en la “estrecha relación” de la empresa con Hillary Clinton. Como prueba, señaló la existencia de personal en común: sin ir más lejos, antes de fichar por Google, Jared Cohen fue consejero de Condolezza Rice y, después, de Hillary Clinton.

La presión de Google puede llegar a Europa

“Google se ha convertido en un parásito que ha crecido sin control”, aseguró Assange, que subrayó que la gran influencia que esta empresa ejerce en la política norteamericana –mediante grupos de presión– puede llegar muy pronto a Europa.

Assange cree que, aunque “tiene el poder” y “podría hacerlo”, la Comisión Europea “desafortunadamente” no frenará este desembarco mediante regulación. “Si Europa quiere regular, lo tiene que hacer rápido, antes de que Google cree las estructuras e influencia que tiene en Estados Unidos”. Esto se debe a que “los lobbies en Bruselas impiden la independencia de la Comisión Europea”.

En este sentido, el fundador de Wikileaks subrayó que “las empresas de tecnología y cíberseguridad serán para el siglo XXI lo que Lockheed Martin [una de las corporaciones claves en la industria militar estadounidense] fue al siglo XX”. “Google es más poderoso de lo que la Iglesia nunca fue”,aseveró Assange, que explicó que se encuentra “más centralizado, ya que en la Iglesia existía el Vaticano, pero también representantes locales”, como obispos o sacerdotes. Por ello, “no era tan fácil que el centro controlase la periferia”, algo que, según Assange, sí pasa en la actualidad: “en Google todo está mediado por el centro de control, como si solo el Vaticano existiese, como si cada persona tuviese contacto directo con un solo confesionario”.

Publicado por infolibre.