La Asociación Nacional del Taxi (Antaxi) ha dicho que el real decreto-ley aprobado hoy por el Gobierno, para regular la actividad de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), no ofrece soluciones reales y no ha tenido en cuenta a casi la mitad del colectivo del taxi.

En un comunicado, esta asociación de taxistas, formada por diez de toda España y que aglutina a más de 15.000 profesionales del taxi, afirma que la normativa no tiene en cuenta aspectos fundamentales como el establecimiento de criterios firmes para la transmisión de autorizaciones VTC o el papel de las comunidades autónomas (CCAA) en la gestión de las autorizaciones de VTC.

El presidente de Antaxi, Julio Sanz, ha dicho que el real decreto-ley es un “nuevo parche” que no soluciona el conflicto y que sólo va a conseguir que se vuelvan a judicializar las normas que regulan la actividad de 100.000 familias.

Ha añadido que la norma es “un acuerdo de mínimos con actores minoritarios”, que olvida aspectos que harían que el sector contase con una seguridad jurídica que ahora no cuenta, de lo que culpa a las “malas decisiones” del Ministerio de Fomento.

Antaxi ha denunciado que el texto no les ha sido facilitado ni por la Administración ni por los partidos políticos, y no se les ha tenido en cuenta para elaborarlo.

Esta asociación ha recordado que este real decreto-ley se ha aprobado sólo tres días después de la vista oral en el Tribunal Supremo por la demanda que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) contra el Reglamento de Ordenación de Transportes Terrestres (ROTT), que establecía la proporcionalidad de una autorización VTC por cada treinta taxis.

Por eso, expresa su preocupación por el futuro de las miles de solicitudes VTC que se han hecho desde noviembre de 2015 y se pregunta qué ocurrirá con ellas hasta que entre en vigor la nueva norma, en caso de que el Supremo estime la demanda interpuesta por la CNMC.

Artículo original: www.finanzas.com